Para el analista nicaragüenses Adolfo Pastrán la situación que atraviesa Grupo Promerica tras información que los vincularía con presuntos narcotraficantes y lavado de dinero debe ser aclarada a la mayor brevedad posible para dar seguridad a las personas que confían para resguardar sus ahorros con la entidad bancaria.

Por su parte William Grigsby, director de Radio La Primerísima, considera esto como la punta de un iceberg y sostiene que no se trata únicamente del caso vinculado a un solo narcotraficante salvadoreño.

Pastrán, quien es especialista en temas económicos afirma que a pesar de que la información no se genera en Nicaragua, sino más bien surge en medios de comunicación salvadoreños, es responsabilidad de esa entidad o cualquier otra del sistema financiero de Nicaragua esclarecer asuntos de esa naturaleza.

Estos bancos manejan dinero del público, de los ahorrantes, el dinero no es de ellos, y estas noticias que vienen desde El Salvador ponen nervioso a los ahorrantes que tienen dinero en estos bancos, entonces aclarar esta situación es importante pero no es una noticia que han creado los medios en Nicaragua, esto viene de El Salvador, he estado leyendo los medios de ahí que están basadas sus informaciones en documentos que hay en poder de la fiscalía general de ese país”, menciona.

WILIAM

Sostiene además que “no es de sorprenderse que los narcotraficantes usen bancos”. Pastrán comenta que la nueva modalidad del crimen organizado ya no entierra el dinero al no saber qué hacer con él como lo hacía Pablo Escobar.

Ahora se han sofisticado, tienen empresas, contabilidades, inversiones y no es raro que ese dinero pase por las entidades bancarias. Por eso es importante, en el caso nuestro (de Nicaragua) que tenemos leyes reforzadas contra el lavado de dinero, tenemos una Unidad de Análisis Financiero para detectar cualquier tipo de operaciones que sean ilegales o indebidas. En este caso, esta entidad bancaria de Nicaragua, corresponderá también a las entidades reguladoras de El Salvador que se pronuncien, que digan si detectaron algo o no y que sean las autoridades salvadoreñas… creo que esto apenas está empezando”, refiere.

Pastrán considera que de llegarse a comprobar con evidencias y ante un juez que hay funcionarios bancarios involucrados en este tipo de operaciones, resultaría ser algo muy grave.

Y ya hemos visto en otras ocasiones en el caso de Honduras, que hubo grandes empresarios, ligados con grupos bancarios que fueron encontrados con nexos con narcotraficantes y lavando dinero, que fueron después entregados a los Estados Unidos para cumplir penas y condenas, es decir, este es un hilo que hay que investigarlo bien y ver hasta donde hay responsabilidad”, anota.

La punta del iceberg

Para William Grigsby, es una cadena de lavado de dinero que existe “en Costa Rica, hay en Guatemala, hay en Honduras, hay en Miami, es decir, esto es una cadena de lavado de dinero que existe a través de algunos bancos nicaragüenses o de capital nicaragüense y que no es únicamente el Banpro sino que hay muchos otros bancos que están vinculados”, refiere al ser consultado.

PASTRAN4

El periodista radial señala que los representantes de esas entidades bancarias debieron haber autorizado estas transacciones “porque una cantidad tan grande de dinero no ingresa a un banco simplemente por la autorización de un cajero o el gerente de una sucursal, ingresa con la autorización expresa de los dueños del banco, en este caso del señor Ramiro Ortiz y todos los socios y el gerente, que es el operativo de este tipo de acciones. Lo que quiero decir es que ningún dueño de banco recibe una cantidad de dinero de más de 100 millones de dólares sin haberlo autorizado expresamente”, comenta.

Doble moral de medios opositores

Grigsby identificó una doble moral de la prensa nicaragüense al servicio de la oposición, cuando atacan con mentiras al Gobierno del comandante Daniel Ortega amparándose en lo que llaman libertad de expresión, sin embargo, cuando los medios de comunicación revelan noticias que vinculan a ese sector con actividades ilícitas pretenden hacer pasar la información como campañas de difamación.

Es decir que aquí hay una doble moral del sistema de medios de comunicación al servicio de la oposición a la hora de describir lo que ocurre en Nicaragua con las noticias referidas a ellos. Hay pruebas documentadas y testimoniales de que el Banco de la Producción está vinculado al crimen organizado y no son pruebas inventadas por los medios de comunicación nicaragüenses, sino reportadas por la Superintendencia de Bancos de El Salvador, reflejadas en medios de comunicación salvadoreños, de manera de que lo que estamos haciendo es el ejercicio profesional del periodismo”, manifiesta.

Según información recopilada por el Diario 1 y otros medios de comunicación de El Salvador han expuesto situaciones que señalan la participación de Grupo Promerica en este tipo de operaciones desde hace ya más de 4 años.