Es el canto patriótico de Nicaragua conocido como ¡Salve a ti, Nicaragua!, es el más corto de Centroamérica y es deber de todo Nicaragüense entonarlo con orgullo y fervor patriótico.

El Himno Nacional es un acto sublime que exige al ciudadano respeto, civismo y la práctica permanente en las ocasiones que la ley y la sociedad lo indiquen.

Salve a ti Nicaragua, como se conoce el canto patrio de este país centroamericano fue entonado aquel día por los profesores Luis A. Delgadillo, Carlos Ramírez y Alberto Selva, quienes eran miembros del tribunal que aceptó la adaptación de la letra a la música, en un concurso donde las bases del concurso establecían que la canción nacional hablará de la paz y el trabajo, y así lo reflejó la letra ganadora llevándose a cabo en la sede del entonces Ministerio de la Guerra.

Fue entonado por primera vez el 16 de diciembre de 1918, su letra la escribió Salomón Ibarra Mayorga de Chinandega; su oficialización como Himno Nacional de Nicaragua tuvo lugar el 20 de octubre de 1939, aprobada por decreto ejecutivo N0. 3, publicado en La Gaceta, Diario Oficial N°. 231.

El Himno Nacional es de origen religioso, su melodía sirvió de alternativa con instrucciones y oraciones catequísticas, en el cual lo refería el poeta nicaragüense Ibarra Mayorga la melodía que el fraile enseñaba fue transmitiéndose de generación en generación, llegando con el tiempo la partitura del canto referido, a manos del profesor de educación musical don Marcelo Soto.

Para la fecha de proclamación de la Independencia de Centroamérica, el canto litúrgico del misionero franciscano se había generalizado y el pueblo nicaragüense lo entonaba tanto en las actividades religiosas como políticas.

Debemos guardar respeto a los símbolos de la patria porque ellos representan los sentimientos, valores, la moral, de todos los que constituyen la patria.