La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua destacó este jueves que vamos avanzando, vamos adelante, dejando atrás el pasado, porque el pasado no lo podemos cambiar, el presente lo estamos haciendo ya mejor y el futuro depende de todos y es de todos.

Decíamos que, para nosotros, recibir todos los días la fuerza de la fe es la mayor fortaleza, fuerza de fe, fortaleza de fe. Gente buena, los nicaragüenses, las nicaragüenses somos gente buena, valientes, dignas, buenas. En esta Patria de todos florece el amor al prójimo, todos los días crecemos en cariño, en capacidad de entendimiento”, subrayó.

Agregó la compañera Rosario Murillo que tenemos el privilegio de ser un pueblo bendecido, de ser un pueblo que clama a Dios cada día y recibe inspiración y bendición para trabajar, para prosperar y alcanzar muchas victorias pendientes.

Paz y bien, es lo que tenemos y es lo que hacemos crecer todos los días en nuestra Nicaragua, la fuerza, la fortaleza de la fe y la esperanza nos anima y nos llena cada día para ir siempre adelante”, enfatizó la compañera vicepresidenta.