El 24 de Julio de 1783 nació en Caracas el Libertador Simón Bolívar, el más grande hombre universal, fundamental para la liberación e independencia de 6 naciones.

Hoy 236 años después, Simón Bolívar está más vivo que nunca y presente en el corazón y el pensamiento de todas las personas que siguen y se identifican con su lucha.

“Unidad, unidad, unidad o la anarquía os devorará”, es una expresión sublime de un ser humano que veía por sobre todas las cosas la necesidad de unir esfuerzos y mancomunar acciones para lograr los objetivos previstos a alcanzar.

El 6 de Mayo de 1816 fue reconocido como jefe supremo de la República y sus ejércitos, luego de haber triunfado en la batalla naval de Los Frailes y arribar al Puerto de Juan Griego, proveniente de los Cayos de San Luis, Haití.

Esa unidad que dio como resultado el nacimiento de la Tercera República, abriendo los caminos a la Libertad, Soberanía e Independencia, permitió además el nacimiento de la esperanza de Libertad en Naciones hermanas.

Esa unidad lograda ayer es la unidad necesaria de hoy, teniendo claro que hoy como ayer hay traidores, vende Patria de los que debemos cuidarnos y neutralizarlos para avanzar en forma contundente a la construcción de la Patria Grande.

El Congreso Anfictiónico de Panamá fue convocado por el Libertador Simón Bolívar para lograr la unidad de los países de la América en un bloque férreo, enfrentando al llamado coloso del norte, entiéndase imperialismo norteamericano.

Doscientos años después el Comandante Hugo Chávez hace realidad el sueño del Libertador con la creación de la CELAC en donde países hermanos promueven e impulsan a la región en temas globales, sueños hechos realidad con la lucha y legado del libertador de los pueblos de América.