La Asamblea Nacional con el voto mayoritario de los diputados sandinistas aprobó la iniciativa de ley que implementará el Plan de Atención Integral a las Víctimas del terrorismo provocado por el intento de Golpe de Estado de abril a junio del 2018.

La ley tiene por objeto establecer el marco jurídico que regule la atención y reparación integral a víctimas y sus familiares en el contexto de los hechos de violencia ocurridos a partir del 18 de abril del año pasado.

La iniciativa contiene los elementos fundamentales para ofrecer una respuesta de estado a la problemática y necesidades de las víctimas y sus familiares, asegurando de forma articulada las acciones de los sectores que integran la administración de justicia, la salud, la educación, el trabajo y la atención social, el ocio y recreación.

FSLN es el único que cumple con la constitución política

El diputado Filiberto Rodríguez, Presidente de la Comisión de Gobernación, Paz y Derechos Humanos destacó que esta iniciativa viene a ser un gesto para contribuir a la paz y la reconciliación.

"Esto es para profundizar por la paz de las familias nicaragüenses, este gesto que además lleva ese componente de seguir profundizando y haciendo de la constitución política de Nicaragua una realidad, apoyar a las víctimas venga de donde venga a las familias nicaragüenses con mayor prioridad porque han sido las víctimas de este intento de golpe de estado, de este fallido golpe de estado, a las víctimas, entiéndase que es a las víctimas venga de donde venga, a las que con prioridad se atenderá en los aspectos que solo el Comandante Daniel ha hecho valer la constitución política en los aspectos educativos, aspectos de vivienda, salud con programas especiales para la atención de las víctimas, creemos que firmemente estamos aportando para la construcción de la paz, de la seguridad de las familias nicaragüenses", dijo Rodríguez.

En tanto el diputado Walmaro Gutiérrez, expresó que la ley viene a convertir una política del ejecutivo a una "política de Estado de Nicaragua" promovida por un Gobierno Sandinista que tiene el objetivo de promover la paz y la reconciliación entre el pueblo nicaragüense.

La ley fue aprobada con 69 votos a favor, 15 en contra y 5 presente.