La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua evocó este 9 de mayo la conmemoración del 74 aniversario de la Gran Guerra Patria. “Nuestro pensamiento desde el amanecer con el gran pueblo de la Federación Rusa”, subrayó.

“Nos escribe nuestra hermana embajadora, poeta Alba Azucena Torres y nos dice: Le llaman la Guerra Santa, los rusos le llaman la Guerra Santa, porque venció al mal, floreciendo el amor y ese amor en forma de recogimiento y reconocimiento a los 27 millones de víctimas entre militares y población civil, que dieron su vida en esa gran conflagración que fue la Segunda Guerra Mundial y las batallas de la Gran Guerra Patria”, agregó.

Refirió la compañera Rosario que este jueves hay desfiles en más de 28 ciudades rusas. “Desfiles militares con motivo de la gran victoria, lo que se llama el día de la victoria en la Gran Guerra Patria. Y las tradiciones imponen a que se repartan entre transeúntes y conductores de vehículos cintas con los colores de la orden de San Jorge de color naranja y negro, como símbolo de la victoria y la continuidad de generaciones, así como el agradecimiento y amor, a los veteranos”, comentó.

Dijo que además que las cintas de colores son repartidas por los voluntarios que, desde los cruces de semáforos, en supermercados, bancos y otros lugares públicos las distribuyen para que el pueblo ruso luzca esas cintas en el pecho, en los bolsos de mano, en las antenas de los vehículos.

“Se rinde homenaje entonces a 27 millones de hermanos de la federación rusa que dieron su vida por la paz. Nuestra admiración, nuestro respeto, nuestro reconocimiento, esa gran proeza que significó tanto sacrificio, ejemplo duradero de justicia y paz, donde floreció el amor en la Gran Guerra Santa, se venció el mal y todos los 9 de mayo se rinde homenaje a los héroes, a las víctimas, pero sobre todo al coraje del Gran Pueblo de la Federación Rusa”, finalizó.