El doctor Guillermo González del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) informó que en el primer Ejercicio Nacional Multiamenazas para la Protección de la Vida de 2019 se tuvo una movilización de aproximadamente un millón 900 mil personas en todo el país.

Dio el dato de que el año pasado se movilizaron casi un millón 800 mil personas, es decir que cada vez estamos teniendo un nivel mayor de conciencia, lo que es un indicador que la gente lo está tomando como un tema muy importante.

En este sentido, el doctor González, que estuvo en el programa Informe Pastrán que se transmite Canal 6, destacó el entusiasmo, la participación y el nivel organizativo con el que la población se preparó para el primer Ejercicio Nacional Multiamenazas para la Protección de la Vida de 2019.

Mencionó el papel de los valores que las brigadas estudiantiles vienen sembrando en ellos desde preescolar, ese espíritu de autoprotección, pero también de solidaridad para estar prestos a auxiliar a cualquier persona que solicite algún apoyo en ese instante.

Dijo que lo que hoy ocurrió es el punto de llegada de más de dos meses de trabajo donde se ha estado reactualizando, refrescando en nuestra gente y con los técnicos de todas las instituciones que conforman el Sinapred, todas aquellas medidas necesarias para proteger la vida.

  • Además 

Nuestra población tuvo una nueva oportunidad de seguir analizando y discutiendo sobre su realidad concreta porque el ejercicio, de acuerdo al enfoque que nuestro Gobierno le ha dado, se basa fundamentalmente en que cada nicaragüense desde su hogar, comunidad o centro de trabajo, vaya comprendiendo los riesgos que pueden darse ante fenómenos naturales de distintas índoles.

Explicó que este ejercicio hizo énfasis en tres elementos: el tema de los terremotos, la posibilidad de tsunamis en las costas del Pacífico y el Caribe, y los deslizamientos de tierra. Y es que estadísticamente, el primer semestre es donde se presentan con mayor intensidad los tres fenómenos, tanto en Nicaragua como en Centroamérica y todo lo que se conoce como el anillo de fuego del Pacifico.

Tomando en cuenta que nos aproximamos a una fecha importante como es la Semana Santa y que vamos a tener a casi dos millones de personas desplazándose a las playas, consideró oportuno hacer un recordatorio de cómo actuar a la hora que se presentara un terremoto en las zonas costeras.

Añadió que es importante que las personas sepan las medidas a tomar para autoevacuarse, así como también trabajar con el entorno donde estarán en los próximos días disfrutando de sus vacaciones.

El doctor González reconoció el papel organizativo de los mercados que participaron activamente en el ejercicio. También mencionó la participación de algunas zonas francas del país y sucursales bancarias que se incorporaron.

En el Caribe

Un tema importante es que en la zona del Caribe se ha venido haciendo un trabajo desde hace dos o tres años, sobre una línea que se vincula con el ejercicio que se realizó este 11 de abril. Y es que mucha gente asocia el Caribe solo con los huracanes e inundaciones. Es cierto que esos fenómenos son más frecuente por la zona geográfica, no obstante, es una zona muy expuesta a fenómenos sísmicos y dentro de los fenómenos sísmicos está ligado el tema de los tsunamis.

En este sentido, este jueves el Caribe también dijo presente en el ejercicio de cara a los terremotos, tsunamis y deslizamientos.

En el segundo ejercicio se retomará en esta zona todo lo que tiene que ver con los huracanes porque ya nos aproximamos a los meses de mayo, junio al inicio del período de huracanes.

Finalmente felicitó a las familias que desde el hogar se comprometieron con el ejercicio. A éstas les dijo que estén seguros de que están haciendo una inversión por la vida, por la seguridad y por la tranquilidad.

Hizo un llamado a aquellos que por distintas razones no lograron ser parte del ejercicio, pero que están claros y cocientes que debemos de hacerlo, a que vayan ejercitando ese músculo social que nos permita estar listo ante cualquier eventualidad.

Habló en nombre de todas las instituciones y dijo que para el gobierno es un mayor compromiso el que, en la medida que la población va participando más y se va preparando más, “nosotros también tenemos la obligación de ir perfeccionando nuestro mecanismo de trabajo y vinculación. En esta medida estamos haciendo de Nicaragua no solamente un país próspero, sino también un país que tiene ya prácticamente cimentada una cultura de prevención ante los fenómenos naturales”, concluyó.