Al concluir el acto de ceremonia de la entrega de la Memoria Anual 2018 del Ejército de Nicaragua, la compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, expresó que este es otro encuentro para confirmar la voluntad y el compromiso de paz de la familia nicaragüense y del Ejército de Nicaragua que resguarda nuestra soberanía.

"Otro acto para conmemorar a los caídos, en todo tiempo, en todo momento, Héroes de la Paz en nuestro país", indicó.

La vicepresidenta Rosario refirió que en Nicaragua no hay quien no respalde o no quiera vivir en paz, por lo que no hay quien no respalde todos los esfuerzos que se hacen para alcanzar una paz duradera.

Hemos venido fortaleciendo paz y esa paz la tenemos que hacer duradera. En otro tiempo pudimos hacerlo y, sobre todo, yo insisto mucho en esto, tener la capacidad para el encuentro, a pesar de los dolores, a pesar de los traumas, a pesar del sufrimiento, tener la capacidad de perdón y de reconciliación para no generar nuevo sufrimiento”, dijo la compañera.

Señaló que ello es muy importante tomarse en cuenta porque nos llama a la conversión de nuestros corazones, “somos hijos de Dios, somos cristianos, todos sabemos que el futuro es posible en la medida en que nos llenemos de capacidad para trascender, no ignorar el dolor, pero saber, que, avanzando y trascendiendo podemos, incluso, reencontrarnos”, acotó.

“Lo hicimos antes y Dios lo hará otra vez en nuestro país, que la reconciliación sea absoluta realidad en los hogares en las familias, en las comunidades, en los barrios, que esa voluntad y ese compromiso que ha mostrado nuestro gobierno responsablemente, sobre todo, escuchando el clamor del pueblo nicaragüense al ir poco a poco pasando a otro régimen a las personas que fueron privadas de libertad, luego de lo que todos sabemos que ocurrió y luego de haber también contravenido el orden público y sobre todo la voluntad de la paz, sagrada paz, de nuestro país, pero que esas personas, y nosotros en las comunidades, todos los demás, tengamos entendimiento, el raciocinio para entender el corazón, para entender que hay un aprendizaje, hay un aprendizaje al que somos llamados, aprender, a trascender”, enfatizó.

“Todavía más, somos expertos, lo hemos logrado y tenemos que lograrlo otra vez con la ayuda de Dios, trascender cualquier sentimiento negativo y evitar. Yo insisto mucho que debemos trabajar para convencernos cada uno de nosotros y que debemos evitar actos que generen más sufrimiento a las madres, a los familiares de todos, todos tenemos familia, todos o somos padres o somos madres o somos abuelos o tenemos padres, madres, tíos, abuelos. Evitar más sufrimientos a la familia. Hay que trabajar duro y trabajar mucho y trabajar también desde la fe y esa confianza que debemos ir reconquistando y volviendo alcanzar”, afirmó la compañera Rosario.

Familia apoyo esencial

La vicepresidenta de Nicaragua saludó a las familias, hermanos y hermanas del Ejército de Nicaragua que son apoyo esencial todos los días para cada uno de ellos que trabajan sin descanso para asegurar todo el país, en las tareas que desempeñan en el campo y la ciudad, y en particular, en las zonas de frontera donde el Ejército se destaca defendiendo la soberanía y resguardándonos de las pestes de estos tiempos.

“Y como decía nuestro comandante, el narcotráfico y el crimen organizado son los más graves y más grandes problemas del mundo y esta región en particular. Nicaragua no sólo quiere, demanda, reclama paz, y vamos avanzando fortaleciendo la paz", aseveró la compañera Rosario Murillo.

Agregó que, al recorrer las páginas de la Memoria Anual del Ejército, el comandante Daniel destacaba como en ningún momento se detuvo la fuerza espiritual de este pueblo, a pesar de las tragedias y los dolores, ahí se estaba como pueblo, confiando en Dios y llenos de esperanza.

“Sabíamos que íbamos a poder trascender esos momentos de sufrimiento y de dolor, que no volverán. Eso es seguro, no volverán. Sabíamos que teníamos que seguir estudiando, sabíamos que teníamos que seguir produciendo, sabíamos que teníamos que seguir trabajando, sabíamos que teníamos que seguir hermanados, hermanados y en victoria, apoyándonos unos a otros, comerciantes, productores, emprendedores. Es cierto, golpearon la economía esos trágicos momentos, en los que increíblemente se desataron fuerzas oscuras, odio. Pero, sabemos, como hemos habido a lo largo de nuestra historia, trascender, y con la fuerza espiritual y con el convencimiento de que este es un pueblo y somos un pueblo amoroso, pueblo de Dios, pueblo cristiano, pueblo de fe, con esa convicción y con esa conversión, decimos nosotros también, en nuestros corazones, ir hacia adelante, adelante siempre, atrás jamás", añadió.

En ese sentido, dijo que “nos sentimos contentos y orgullosos de lo que somos, de lo que valemos, de lo que representamos, de la inspiración que somos también para tantos pueblos en el mundo. Un pueblo digno, un pueblo heroico, un pueblo valiente y un pueblo amoroso, cualidades extraordinarias, cualidades que se convierten y se fortalecen cada día más bien como ejemplo, no sólo de hoy, sino de mañana. Nos damos el ejemplo al caminar el legado de lo que es nuestra historia heroica, de dónde venimos y hacia dónde vamos, ejemplo para las futuras generaciones, para los jóvenes de hoy y ejemplo también para otros pueblos del mundo”.

No provocar ni dejarnos provocar

Dijo que hoy 5 de abril el comandante Daniel ha recibido la Memoria de Ejército de Nicaragua de un año complejo, difícil y en el que se supo mostrar la fortaleza de nuestro carácter, espíritu y los valores que distinguen a Nicaragua: “que nos defienden familia, cariño, comunidad, paz, estabilidad, tranquilidad. No hay quien en este país quiera que esa paz y esa tranquilidad se violente, por eso nos llamamos todos a actuar con absoluto, absoluto sentido de responsabilidad. No provocar, no dejarnos provocar y respetar el derecho de cada uno y el derecho de todos a la convivencia armoniosa, pacífica y a disfrutar también de los momentos de esparcimiento y unidad familiar”

Indicó que este es un mes en el que las familias se movilizan celebrando esa unidad familiar que nos distingue, caracteriza y defiende en nuestro país, “porque tener sentido de familia, tener cultura y valores de familia, es algo, de verdad privilegiado en este mundo. Y somos un pueblo que ama a su familia, la familia es nuestro, nuestra mayor red de apoyo, esa cultura de familia y de comunidad a todos nos llama a caminar fortaleciendo la paz que todos queremos y que todos merecemos.

La compañera Rosario Murillo expresó que este es un fin de semana más que se dedica de distintas maneras a fortalecer la paz, el sentido de patria, de familia, valores cristianos y la solidaridad.

“Nuestra Nicaragua bendita, siempre bendita, siempre libre. Nuestra Nicaragua sagrada y en nuestra Nicaragua sagrada vamos recuperando y restaurando los mejores sentimientos, avivando ese respeto que debemos relanzar y elevar todos los días como pueblo de cristianismo, como pueblo de solidaridad, como pueblo sobre todo, porque la solidaridad también está muy vinculada al sentido de familia, en la familia somos solidarios, en la familia aprendemos a ser solidarios, en la comunidad y que esa cultura nuestra es un privilegio, es un tesoro, esa cultura nuestra nos permita caminar estas nuevas sendas de la historia, estos nuevos momentos de la historia, alcanzando los logros de hoy y los logros de mañana. Y el primer logro, la primera victoria es la paz, no sólo de un día o de otro día, sino la paz duradera entre todos y por el bien de todos”, finalizó la compañera vicepresidenta.