El compañero Paul Oquist, ministro de la presidencia para Políticas Nacionales, destacó esta mañana en el programa En Vivo del Canal 4, los aspectos más relevantes de la vida y lucha del reverendo Martin Luther King, asesinado en Memphis, Tennessee, Estados Unidos, el 4 de abril de 1968.

Martin Luther King Jr. Nació en Atlanta, Georgia, el 5 de enero de 1929. Su padre, que era pastor, se llamaba Michael Luther King y su madre, que era organista de una iglesia, Alberta Williams King.

Recordó que al principio tenía el mismo nombre de su padre. Pero su padre durante una visita a Alemania en 1934, se inspiró en el reformador protestante Martin Lutero y se cambió el nombre y el de su hijo.

Entró a los 15 años al seminario Morehouse College, al haber terminado sus estudios secundarios, y en 1948 se graduó en sociología.

Posteriormente obtuvo una licenciatura en teología y continuó sus estudios para un doctorado en teología sistemática en Boston, luego obtuvo el grado de doctor en filosofía.

En 1954, a los 25 años de edad, fue nombrado pastor de la Iglesia Baptista de Dexter Avenue (Montgomery, Alabama).

“Su especialidad fue la noviolencia. Sacó eso de la teología y del pensamiento de Gandhi. Él visitó la India en 1959 y le chocó cuando el director de una escuela para intocables, dijo: Quiero presentarles a un intocable de Estados Unidos, refirió Oquist.

“Eso le chocó en el primer momento y después empezó a percatarse de que estaba en la misma situación: no podían ir en donde estaban los blancos, estaban excluidos de toda actividad libre. Él tomó conciencia de eso”, añadió.

“En el 65 King publicó un libro que se llama ‘La fuerza de amar’, y se enseñaba ahí que gracias a Gandhi se dio cuenta por primera vez de la doctrina del amor, de la noviolencia, y proclamó que es una de las armas potentes de que dispone un pueblo en la lucha por la libertad”, añadió Oquist.

“Agrega que debemos amar a nuestro enemigo, lo que no significa aceptarlo como es, con su parte de injusticia, inhumanidad, sino buscar un cambio en una situación de opresión, no destruyéndolo”, dijo el Ministro de Políticas Nacionales.

Para King la resistencia no violenta era el único método moral y prácticamente válido para los oprimidos en su lucha por la libertad. Él aplica la noviolencia en el movimiento derechos civiles en Estados Unidos, destacó.

El movimiento proclamaba la integración racial y pasó por diversas etapas. En la primera etapa durante los años 50, se recurrió a la lucha legal, dijo.

En un famoso caso la Corte declaró que la doctrina de “separados pero iguales”, que había sido la base de segregación racial, era inconstitucional.

La siguiente etapa fue de movimiento social y eso consistió en la resistencia noviolenta contra la segregación.

En 1955 una ciudadana negra de Montgomery, Alabama, se negó a cederle su asiento en un autobús a un hombre blanco, por lo que fue encarcelada. A partir del encarcelamiento de Rosa Parks, King encabezó un boicot al transporte en Montgomery, Alabama, de donde era pastor.

Eso desencadenó el movimiento por los derechos civiles como movimiento social.

Con base en esa experiencia King y otros pastores organizaron la Conferencia de liderazgo cristiano del sur (SCLC) en 1957.

En 1960 un grupo de estudiantes del Colegio Agrícola y Técnico de Carolina del Norte iniciaron una forma de lucha que simbolizaría a los movimientos de los años 60.

La táctica era esperar sentados por horas en las barras de los restaurantes, hasta que llegara la Policía, para moverlos.

Se empleó esa táctica para desegregar los servicios públicos en varios estados del Sur.

Al generalizarse ese tipo de protestas los jóvenes crearon el Comité Estudiantil No Violento.

El 18 de febrero de 1965, un policía montado de Alabama había disparado a un joven cuando trataba de proteger a su madre y su abuelo, en un café en el que se había refugiado y que fue atacado por Policías montados.

El joven murió ocho días después a causa de una infección de la herida de bala.

Este incidente fue el catalizador para realizar de la organización de la marcha de Selma a Montgomery, que tenía como objetivo reclamar al gobernador que protegiera los derechos de los votantes negros.

La marcha formó parte de una serie de protestas por los derechos civiles en 1965 en Alabama.

Eso generó una gran represión contra los que marchaban.

En esa marcha histórica y la participación de Martin Luther King en ella despertaron la conciencia nacional de las dificultades que enfrentaban los votantes negros en esa ciudad. También impulsó al Dr. King a un liderazgo nacional.

El 28 de agosto de 1963 se realizó una marcha sobre Washington, siendo un gran éxito con más de 250 mil manifestantes.

Al concluir esa marcha el Dr. King pronunció su famoso discurso Yo tengo un sueño.

Esa marcha y el discurso marcaron el fin de la segregación racial en las escuelas secundarias, una legislación significativa sobre los derechos civiles, prohibiendo la discriminación en el mundo del trabajo, una protección de los activistas de los derechos civiles", citó Oquist.

También se aprobó un salario mínimo de 2 dólares para todos los trabajadores.

En 1964, como resultado tanto del Movimiento por los Derechos Civiles como del reciente asesinato del presidente Kennedy, finalmente se aprobó la Ley de los Derechos Civiles, que prohibió la segregación en lugares públicos y la discriminación en el empleo y la educación.

King también se opuso a la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam.

El 4 de abril de 1967, un año antes de su muerte pronunció un discurso en Nueva York Más allá de Vietnam, el momento de romper el silencio.

Denunciaba en él la actitud de Estados Unidos en Vietnam, insistía en el hecho de que estaban ocupando el país como una colonia estadounidense, y llamaba al gobierno estadounidense, el más grande proveedor de violencia en el mundo de hoy.

Insistía en que su país necesitaba un gran cambio moral.

Recibió el Premio Nobel de la Paz en octubre de 64.