La vicepresidenta de la República, compañera Rosario Murillo, tras concluir el VIII Encuentro de los jefes y ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) afirmó que los pueblos deben estar unidos para seguir en la lucha por la seguridad, la paz y la vida.

“Este es un día de gran importancia para nuestros pueblos y para la unidad de nuestros pueblos. El comandante Daniel al introducir el evento ha dicho algo claro para todos, la lucha para preservar la vida en nuestros países frente a las realidades del cambio climático es lucha por la seguridad, es lucha por la paz, es lucha por la unidad y es lucha por la vida, dijo la compañera Rosario Murillo.

“Nuestro comandante hablaba de todo lo que implica el cambio climático en términos de la seguridad alimentaria. No solamente la seguridad frente a una casa que pierda el techo o caiga con un sismo, es también la discapacidad que nos deja para producir nuestros alimentos, por eso, es tan importante todo el esfuerzo que hacemos para aprender a dominar tecnologías sencillas, tecnologías para hacerle frente al cambio climático y seguir produciendo los alimentos que necesitamos para la vida”, subrayó.

Reflexionó que siendo Nicaragua un país altamente vulnerable el gobierno está comprometido con todo lo que se debe y puede hacer para garantizar ser capaces de enfrentar las alertas y amenazas.

“Cuántos eventos catastróficos hemos vivido en los últimos años y gracias a Dios hemos podido salir airosos porque estamos preparados, porque hemos aprendido a enfrentar estas realidades organizados y priorizando la vida, porque lo material se repone”, dijo.

La compañera Rosario recordó que este 11 de abril Nicaragua se prepara para desarrollar el primer ejercicio multiamenazas y en los primeros días el Encuentro Internacional con la participación de especialistas sobre las alertas frente a tsunamis.

encuentro-asociacion-de-estados-del-caribe-nicaragua

“Recordemos que en el año 92 perdimos vidas en el Tránsito, con el maremoto, antes decíamos maremoto, ahora decimos tsunami, fue un evento que nos golpeó, no estábamos preparados, pero ahora sabemos que hay tsunamis, maremotos, huracanes, terremotos, erupciones volcánicas, sequías, inundaciones, que nos pueden golpear en cualquier momento y debemos prepararnos cada día mejor”, aseveró.

Mencionó que las nuevas generaciones y adultos deben estar preparados ante las vulnerabilidades en Nicaragua.

Encuentro para confirmar la unidad de los pueblos

Asimismo, la compañera Rosario Murillo enfatizó que el encuentro ha servido para confirmar la unidad de los pueblos frente a las amenazas climáticas.

“Nos empequeñecemos sino hay unidad para tomar medidas, aprender cada día más. Una de las hermanas caribeñas decía que no es solo la resistencia en términos de infraestructura sino la capacidad de resistir como seres humanos”, dijo la compañera vicepresidenta.

“Nos sentimos contentos de haber podido atender a todos estos hermanos de treinta y cinco países, porque estamos hablando de los países miembros, de los asociados, de los observadores, organismos internaciones, el cuerpo diplomático, con ese espíritu fraterno, cálido del pueblo nicaragüense”, expresó.

“Han sido unos días para reconocernos como hermanos mesoamericanos, centroamericanos, latinoamericanos, caribeños y conocernos en el esfuerzo que hacemos todos para construir cada día paz, para hacer valer aquella declaración de La Habana, el Caribe, América Latina, nuestra patria grande zona de paz, desarrollo, zona de paz, justicia y desarrollo”, dijo.

“Hoy cerramos estos días de encuentro mesoamericano y caribeño con un tema vital para la seguridad, la vida y la paz y continuamos participando activamente en mecanismos como este en el que podamos asegurar nuestra unidad americana y sobre todo el fortalecimiento de todos nuestros lazos históricos, lazos que como pueblos, como familia nos unen y en cada circunstancia esa unidad tiene que reconstruirse para hacernos cada vez más fuerte y pensar en un futuro”, reafirmó.

Nicaragua abona a la Paz

“En Nicaragua estamos trabajando absolutamente comprometidos con un proceso de entendimiento nacional que reafirme la paz. No solo estamos viendo hoy, sino que estamos viendo mañana, pasado mañana todo lo queremos y necesitamos para la vida buena en nuestra Nicaragua”, sentenció la vicepresidenta.

“Bendito sea Dios y bendito sea su Santo nombre, porque vamos adelante, vamos adelante con buen suceso en todo lo que emprendemos y también vamos adelante pensando en el porvenir. Nos encaminamos a Dios todos los días, a nuestra madre María Santísima para que sigamos bendecidos, como seguimos bendecidos, sigamos prosperados como seguimos prosperados a una conciencia despierta, porque la prosperidad no es solo material, sino crecimiento interior de cada uno de nosotros”, externó.

Dios anima a las familias nicaragüenses

“Tenemos una gran bendición en Nicaragua y esa fe que nos mueve todos los días. Nuestras victorias están construyéndose también cada día desde la fortaleza espiritual, la confianza en Dios, nos sabemos en sus manos y sabemos que Dios es justo y anima a las familias nicaragüenses a seguir adelante recorriendo caminos de justicia, caminos de encuentros, caminos para procurar entre todos bienestar, bien común con la mejor voluntad, tiempos difíciles, pero tiempos en los que vamos saliendo adelante fortalecidos”, reflexionó la compañera.

“Todos juntos, unidos es que vamos adelante como familia nicaragüense, que, desde nuestra cultura, nuestra identidad, nuestras tradiciones, nuestra histórica estamos empeñados en escribir nuevas páginas donde el amor es más fuerte, el amor a Dios y entre nosotros tiene que ser más fuerte que cualquier alerta, cualquier amenaza que pretenda destruir nuestras fortalezas interiores, somos fuertes porque creemos y somos fuertes para crear”, finalizó la vicepresidenta de la República de Nicaragua.