La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, destacó que este lunes se abre una semana que ‑Dios mediante‑ será buena, una semana de bendiciones, una semana en la que todos estemos trabajando para fortalecer tranquilidad, para fortalecer fraternidad, para fortalecer la esperanza que todos tenemos, esa esperanza que crece en nuestros corazones, que nos alienta, que nos anima a la fe, a la esperanza y la confianza en Dios.

Destacó el hecho de que este domingo tuvimos la bendición de contar con las oraciones del Santo Padre, el Papa Francisco, quien manifestó públicamente que acompaña con sus oraciones estas importantes conversaciones que sostenemos desde el 27 de febrero y que nos anima a todos los nicaragüenses a encontrar soluciones pacíficas por el bien de todos.

Queremos agradecer al Santo Padre, reconocer el tiempo que se toma en medio de tantas complejidades y de su atención sobre todo el mundo, el tiempo que se toma para pensar en Nicaragua y para elevar sus oraciones al altísimo por el bien de Nicaragua, por el bien del pueblo nicaragüense y de las familias nicaragüenses y animarnos a trabajar con todo nuestro corazón para encontrar consenso, soluciones que nos lleven adelante”, subrayó la compañera Rosario Murillo.

Reiteró su agradecimiento profundo a ese gesto hermosísimo, acompañamiento que también debemos hacer fructífero en respuesta a esa cercanía que el Santo Padre, el Papa Francisco siempre ha mostrado con nuestro pueblo, nuestro país y sobre todo ese aliento que nos da para seguir avanzando en estos caminos, que son complejos, que son difíciles, pero que son imprescindibles porque la paz es el camino de todos, el entendimiento y la paz”.

“Muchísimas gracias al Santo Padre, muchísimas gracias al señor Nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag por esa dedicación, mandato del Papa Francisco a las familias nicaragüenses y al bien de Nicaragua y a procurar entendimiento y paz todos los días. Muchísimas gracias. Y como decíamos, que honor, que en medio de tantos desafíos en el mundo, el Santo Padre dedique pensamientos y oraciones a nuestro pueblo a nuestro país”, comentó.

Agregó que el pueblo y gobierno de Nicaragua seguimos comprometidos con la esperanza, con la paz, con la tranquilidad, con la armonía, seguimos comprometidos porque estamos comprometidos desde todo tiempo en la lucha para que estemos bien y vayamos a estando mejor cada día, asegurando derechos y bienestar.

La compañera Rosario Murillo dio lectura al Salmo 145

Alabanza por la bondad y el poder de Dios
Salmo de alabanza; de David.

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.
Cada día te bendeciré,
Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.
Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable.
Generación a generación celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos hechos.
En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,
Y en tus hechos maravillosos meditaré.
Del poder de tus hechos estupendos hablarán los seres humanos,
Y yo publicaré tu grandeza.
Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,
Y cantarán tu justicia.
Clemente y misericordioso es Jehová,
Lento para la ira, y grande en misericordia.
Bueno es Jehová para con todos,
Y sus misericordias sobre todas sus obras.
Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,
Y tus santos te bendigan.
La gloria de tu reino digan,
Y hablen de tu poder,
Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,
Y la gloria de la magnificencia de su reino.
Tu reino es reino de todos los siglos,
Y tu señorío en todas las generaciones.
Sostiene Jehová a todos los que caen,
Y levanta a todos los oprimidos.
Los ojos de todos esperan en ti,
Y tú les das su comida a su tiempo.
Abres tu mano,
Y colmas de bendición a todo ser viviente.
Justo es Jehová en todos sus caminos,
Y misericordioso en todas sus obras.
Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras.
Cumplirá el deseo de los que le temen;
Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.
Jehová guarda a todos los que le aman,
Mas destruirá a todos los impíos.
La alabanza de Jehová proclamará mi boca;
Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.

“Dios nos está bendiciendo, Dios nos sigue bendiciendo, Dios proclama bendiciones para esta tierra suya, para este pueblo suyo que lleno de fe y fortaleza espiritual va adelante, camina hacia adelante en paz y bien”, finalizó la compañera Rosario Murillo.