La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, dijo que estos son días de clamor a Dios por el entendimiento, la paz y el bien en los que queremos vivir como hermanos nicaragüenses.

“Ayer fue una linda tarde, hoy tiene que ser una linda tarde. Mañana tiene que ser un gran día, un buen día porque estamos en toda Nicaragua en clamor a Dios por el entendimiento, por la paz, por el bien que todos queremos, porque queremos vivir como hermanos, seguir viviendo como hermanos, recuperar, avivar, restaurar el sentido de familia, la luminosidad de nuestra condición de seres humanos que hemos aprendido a lo largo de nuestra historia y a través de tantas dificultades y tantas luchas”, expresó.

La compañera Rosario Murillo también se refirió a la reciente inauguración del paso a desnivel Nejapa, que fue presidida por el presidente Daniel Ortega Saavedra.

“Ayer vimos la obra portentosa, los milagros de Dios en nuestra Nicaragua. Obras como ese paso a desnivel Nejapa que son, de la mano de Dios y para su gloria, monumentos de paz y bien, obras de amor, obras de entrega, obras extraordinarias del gran espíritu del pueblo nicaragüense”, indicó.

“La inauguramos dando gracias a Dios y gracias al pueblo que ama la paz sobre todas las cosas. Porque Dios es amor, es paz, es vida, y por eso el pueblo es amor, es paz, es vida. Porque en el pueblo está Dios. Honramos a Dios todos los días, trabajamos para entregar desde lo mejor de nosotros y con nuestra dedicación como misioneros del amor, entregar al pueblo no solo nuestro compromiso de servir mejor cada día, sino obras que representan avance, que representan adelanto”, añadió.

La vicepresidenta valoró que después de tanta tragedia y tanto dolor estamos avanzando, como lo dijo el comandante Daniel, hacia la consolidación de la paz.

“Tenemos que cuidar la paz todos los días, no se decreta, se cuida, se camina, es lo más deseado en el planeta tierra, la paz. Siempre está Caín desgraciadamente porque no ha desaparecido. Y Caín es el demonio. Sí, Caín es el demonio. Allí está, no desaparece. Pero con la fuerza de la fe, el pueblo con fe en Dios. Aquí está el pueblo luchando con espíritu de bien y luchando con la fuerza espiritual que tenemos contra los Caínes, contra los demonios, para que no haya espíritu destrucción que siembre discordia en nuestra patria, que no haya espíritu del mal que pueda con la fuerza del bien que son las que cunden, llenan nuestra Nicaragua. Porque tenemos paz y queremos fortalecerla”, resaltó.

Debemos “continuar con paz y en paz, garantizando educación, derecho al trabajo, derecho a trabajar con toda esa formidable capacidad que tenemos los nicaragüenses y luchar para defender la paz de manera permanente, no solo en Nicaragua, en el mundo, porque la carencia de armonía es un problema global. Pero donde está la humanidad ahí está Dios acompañando a la mayoría, y aunque andan ahí también los demonios, la lucha del bien, del amor, del cariño, de la fraternidad, la lucha por la paz es más fuerte y está ahí también todos los días”, reflexionó sobre el discurso del presidente Daniel.

“Nos hemos ganado el derecho a la paz, después de tantos sacrificios, conflictos a lo largo de la historia de nuestro país, tanta sangre derramada y por eso queremos y estamos decididos a defender la paz, la estabilidad, la seguridad, condiciones básicas para que todas las familias puedan progresar”, expuso.

Tal como lo señaló el presidente Daniel Ortega en su último discurso, la vicepresidenta Rosario Murillo mencionó que el 99.9% de nosotros los nicaragüenses estamos con Dios.

Eso significa que “estamos con la paz, estamos con el amor, estamos con la solidaridad y seguimos como seguimos todos los días, haciendo los mayores esfuerzos para construir paz, bendiciendo a Dios, bendiciendo su nombre eternamente y para siempre, alabándole”.

Reiteró que “clamor a Dios por el entendimiento y la paz en toda nuestra Nicaragua este fin de semana y todos los días, clamor a dios en todos los lugares de encuentro desde nuestra fe. Clamor a Dios para que continúe derramando sus bendiciones porque son muchas y vienen más y la principal bendición es la principal decisión que tenemos los nicaragüenses de proclamar todos juntos la paz para bien de nuestro país y de nuestro pueblo”.

“Tenemos compañeros, compañeras, un país bendecido con recursos naturales extraordinarios, agua, nuestro gran lago Cocibolca, nuestras lagunas, nuestros ríos, tierra fértil para cultivar, para cosechar, para prosperar, para alimentarnos, para comerciar los excedentes. Tenemos tanta bendición y sobre todo tenemos el corazón grandioso del pueblo nicaragüense que sabe de luchas y sabe sobre todo de amor, y de trabajo y paz. Todos queremos reconciliación, todos queremos vivir trabajando con seguridad y paz, y por eso sabemos que resguardar la seguridad y la paz es tarea de todos”, recordó.

En ese sentido aseguró que “nos estamos uniendo por paz y bien, nos estamos uniendo para trabajar juntos alrededor de todo lo bueno que tenemos y que somos. Nos estamos uniendo para proclamar la buena voluntad, el buen corazón, la buena fe. Gloria a Dios en el cielo, en la tierra, en todo lugar y paz para las personas, para las familias, para las y los nicaragüenses que somos en mayoría de buena voluntad”.