Con un concierto desarrollado en la sala mayor del Teatro nacional Rubén Darío concluyó tras dos años de desarrollo, el Programa de Prevención de la Violencia a través de la Música, impulsado por el Foro Nicaragüense de Cultura.

El programa brindó la oportunidad de incursionar en el canto y la ejecución de instrumentos musicales a niños y jóvenes de los municipios de San Marcos, Masatepe, Mateare, Diriá y Managua.

El doctor Cairo Amador, presidente del Foro Nicaragüense de la Cultura, destacó que el programa brindó la oportunidad de elegir la música como guía estructural para superar lesiones de distintos tipos causadas por la violencia social entre la juventud, situación que afecta en desarrollo intelectual y social.

“Hoy culminan dos años de este programa con el que hemos interactuado con 350 niños distribuidos en cinco municipios, además adquirimos más de 200 instrumentos musicales y brindamos instrucción musical a los participantes. El programa fue contra la violencia y efectivamente la familia logró la integración a tal punto que muchos padres de familia integraron un coro, siendo un ejemplo de integración, armonía y vemos que este es un sector diverso de la población pero que han estado en armonía”, destacó.

El proyecto contó con el apoyo de Ramón Rodríguez, director del TNRD, quien manifestó su satisfacción al ser parte de este proyecto que sin duda evidenció que la música rompe las barreras, traspasa las fronteras y une a los pueblos.

“Nosotros hemos aportado desde el aspecto técnico y ha sido un proyecto inclusivo en el que se manejaron varios aspectos sociales como la familia, el comportamiento de los jóvenes. Hoy vemos a niños diferentes porque también teníamos la participación de niños con discapacidad, a través de la música promovimos la no violencia en la sociedad y dentro del núcleo familiar y la iniciativa fue una buena opción para alejar a los jóvenes del vicio y la violencia”, dijo.

Alcibiades Mayorga, encargado de uno de los núcleos ubicado en Diriá, destacó los logros alcanzados durante los dos años que duró el programa.

“Más de 80 niños y jóvenes de Diriá lograron desarrollarse en el aspecto musical, alcanzando el conocimiento necesario para la ejecución de instrumentos musicales de cuerdas, violín, viola, violonchelo, así como las clases de coro. El proyecto fue muy bueno y afirmamos que con el mismo se dio inicio a una orquesta sinfónica municipal”, subrayó.

tnrd

tnrd

tnrd

tnrd

tnrd

tnrd

tnrd

tnrd

tnrd