La comisionada general Vilma Auxiliadora Reyes Sandoval nació en San Lorenzo, del departamento de Boaco.

Esta mujer trabajadora y ejemplar se integró a las fuerzas de la policía hace cuarenta años. El comandante Tomás Borge fue quien promovió en ella el entusiasmo por dedicar su vida al servicio del pueblo.

Vilma Rosa recuerda que sus inicios no fueron fáciles. En Boaco el hecho de ser mujer hizo que algunos no creyeran en sus capacidades al mando de la estación policial.

Empezó en su juventud trabajando en una biblioteca, después se desempeñó en el Instituto de Cultura y de ahí pasó al Ministerio del Interior. Su carrera policial la ha llevado a ser jefa de diferentes direcciones en el país. En la actualidad es jefa de la Dirección de Tránsito Nacional.

“Hoy vamos cerrando ciclos siendo directora de tránsito y trato de compartir toda la experiencia y conocimientos. Me siento feliz y agradecida con Dios, con la Revolución, con el presidente Daniel porque nos da la confianza para asumir cargos de dirección”, expresó.

“Cuando llegué a ser jefa de policía no creyeron en mí, pero después de un tiempo no querían que me fuera a seguir en mi labor a Chontales porque estaban muy contentos con mi trabajo”, rememoró.

Su compromiso creció tanto que hasta la fecha no ha dudado nunca en dejar de servir a la población más vulnerable.

“Significa compromiso, un desafío y un reto a cumplir porque la sensibilidad de la mujer puede lograr un cambio de actitud. Ese espacio de la mujer dentro de la Policía Nacional lo logramos en el año 1989. Nuestro génesis es la Revolución y partiendo de ahí no tuvimos problemas en trabajar hombres y mujeres”, expuso.

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las policías de Nicaragua van a celebrar que a lo largo de los años han ganado más espacios dentro de la institución, asumiendo roles tan importantes como ser jefas de direcciones.

En la Policía Nacional el 35 por ciento de las fuerza policiales son mujeres, el 27 por ciento de ellas ocupan cargos de dirección, en áreas operativas, científicas e investigativas.

“Estamos trabajando con el relevo generacional y estamos haciendo procesos en función que esos espacios ganados ellas los sigan asumiendo”, aseguró Reyes.

La comisionada general Reyes, como la mayoría de las mujeres policías, tienen una familia que las espera todos los días, sin embargo, el trabajo requiere sacrificios que hay que saber manejar para dar ese amor que tanto necesita la familia.

Una alianza estratégica tenés que hacer con la familia porque la mayoría del tiempo la mujer policía está en servicio. No hay que descuidar la familia porque también te necesita”, refirió.

"Llevamos veintidós compañeras que han ofrendado su vida en cumplimiento del deber desde los años ochenta hasta la fecha. Rendimos homenaje a cada una de ellas, tomamos su legado y cuidamos a su familia e hijos. Es decir la Policía Nacional es una gran familia", agregó.

La comisionada general Vilma Reyes afirmó que “Estamos preparadas las mujeres policías para enfrentar a la delincuencia. Es un orgullo y honor llevar el uniforme de la Policía”.

Mujeres policías en la fuerzas especiales

En la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP) pudimos conocer el testimonio de la Subcomisionada Johanna Lugo López, jefa del departamento de brigada especial de mujeres Arlen Siu.

mujer-policia

“Estar al frente de una dirección es un reto para todas nosotras las compañeras porque enfrentamos muchas cosas. Aparte de nuestra labor que la hacemos con amor, tenemos que resolver muchas necesidades en nuestro hogar, sin embargo, eso no nos quita la voluntad, la disposición y el coraje para seguir en esta dirección enfrentando todos los eventos que se nos puedan presentar”, relató.

“Tengo una niña de 4 años y medio y para mí es complicado pero cuando llego le dedico tiempo, yo siempre he dicho de que no es la cantidad de tiempo sino la calidad con amor y entrega”, manifestó Johanna Lugo López, jefa del departamento de brigada especial.

La capitana Jeovania Chamorro, segunda jefa del departamento de brigada especial de mujeres, lleva cinco años siendo policía y poco a poco ha ido superando obstáculos que más que físicos son mentales y de actitud.

mujer-policia

“He estado en varios cursos que me han formado aquí dentro de la institución y sobre todo aprendiendo cada día de las mujeres que ya tienen mayor experiencia”, indicó.

“Es un orgullo sobre todo porque cuando miran una policía mujer las personas allá afuera te quedan viendo sorprendida al ver una mujer de negro en las tropas. La gente te mira y respeta en las calles y uno se siente orgulloso de portar el uniforme”, expresó la capitana.