El Samsung Galaxy Fold anunciado el pasado 20 de febrero no será el único teléfono plegable de la compañía coreana.  Según información, la empresa trabaja en dos nuevos diseños para completar el catálogo, aunque de momento no tiene fecha prevista de comercialización para ninguno de ellos.

Uno de estos nuevos teléfonos se doblará hacia afuera, manteniendo la pantalla en todo momento en el exterior. Es un diseño similar al teléfono de su rival Huawei Mate X.  

Este diseño simplifica la fabricación del teléfono, ya que sólo hay que poner una única pantalla en lugar de las dos que necesita el Galaxy Fold (una, más pequeña, es la que se usa cuando el teléfono está cerrado). A cambio, la pantalla queda menos protegida durante su uso.

El segundo diseño que estaría trabajando Samsung, es un móvil con un formato similar al de los viejos teléfonos de concha, en el que la pantalla se doblaría transversalmente.

El modelo que se dobla con la pantalla en el exterior, sin embrago, llegará más tarde. La compañía, según las mismas fuentes podría integrar en ellos además el mismo sensor biométrico que tiene la actual gama Galaxy S10, un lector de huellas oculto bajo la pantalla.