Surgida por iniciativa del presidente Daniel Ortega, la reforma a la Ley de Municipios fue aprobada por votación unánime de la Asamblea Nacional este 8 de marzo y el propio día el gobernante rubricó el texto frente a miles de personas en la capitalina Plaza de la Revolución.

La modificación establece que todos los partidos políticos participantes en los comicios municipales están obligados a integrar sus listas de candidatos por un 50 por ciento de mujeres.

Tal porcentaje quedó fijado tanto para la postulación de alcaldes y vicealcaldes como de concejales propietarios y suplentes, destacó Ortega, quien calificó el hecho como un importante paso en favor de la justicia y la equidad.

DE BATALLAS Y ÉXITOS

La promoción de la mujer, recordó, constituye una batalla histórica del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y fue la victoria de la revolución popular en 1979, liderada por esa organización, la que permitió incorporar por primera vez a la Constitución del país el reconocimiento tácito de la igualdad ciudadana y de género.

Según el gobernante, la lucha por la equidad tendrá que seguir aquí frente a patrones socio-culturales discriminatorios, los cuales ubican a las mujeres en desventaja y las convierten en víctimas de la violencia, en sus diversas manifestaciones.

La actual composición de la Asamblea Nacional posiciona a Nicaragua entre los 10 primeros Estados del mundo en cuanto a participación femenina, pero lograr ese resultado fue también una dura contienda emprendida por el FSLN, al abrir mayores espacios a ellas en las candidaturas del Frente para las elecciones generales de 2011, comentó.

En el período 2005-2008, el país contó con apenas 14 alcaldesas y 23 vicealcaldesas, para un 9,8 y 14,4 por ciento respectivamente, mientras que en el mandato en curso ellas dirigen 23 de las 153 alcaldías y ocupan 92 puestos de vicealcaldes, reseñó el dirigente.

Mediante las más recientes votaciones municipales, el porcentaje de alcaldesas subió a 23 por ciento y el de vicealcaldesas a 60, pero fue debido en mayor parte al esfuerzo del FSLN a la hora de nominar candidatos, refirió.

Esos datos, dijo, sustentan la necesidad de los cambios introducidos en la Ley de Municipios, cuando en noviembre de este año vamos a nuevas elecciones locales "y no podemos seguir caminando a paso de tortuga" en la incorporación de las mujeres.

La nueva norma jurídica, apreció, forma parte de un empeño multifacético en pro de las nicaragüenses, lo cual incluye la promulgación de la Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer a inicios de 2012, y diversos planes sociales y productivos durante el último lustro.

El Consejo Supremo Electoral tiene la responsabilidad de hacer cumplir lo dispuesto con vista a las venideras elecciones municipales, previstas para el 4 de noviembre de 2012, notificó.

A partir de 2007, con el retorno del FSLN a la dirección del Ejecutivo, Nicaragua es escenario de múltiples proyectos en beneficio directo del sector femenino.

Programas como Usura Cero y Hambre Cero beneficiaron hasta ahora a cientos de miles de mujeres, la mayoría madres solteras residentes en las ciudades y el campo, con la entrega, indistintamente, de créditos para pequeños negocios y de animales, semillas y otros insumos a fin de promover la producción de alimentos.

"Hoy pueden trabajar con la frente en alto y sin agacharle la cabeza a ningún hombre", dijo Ortega en el acto por el Día Internacional de la Mujer en la Plaza de la Revolución.

Las modificaciones y adiciones a la Ley de Municipios contemplan además la ampliación de funciones de los vicealcaldes, quienes hasta ahora cumplen solo tareas coyunturales.

Por debate parlamentario, la propuesta de Ortega fue enriquecida al precisar las nuevas prerrogativas de los vicealcaldes, entre ellas pertenecer al comité técnico del gobierno local con derecho a voz y voto.

También se les mandata coordinar el área social para las cuestiones de salud, educación, cultura y turismo; así como los servicios municipales, el medioambiente y la secretaría de la mujer.

DEBATE EN EL LEGISLATIVO

Para el diputado Jaime Morales Carazo, la nueva ley "es más que justa" porque históricamente las mujeres han sido violentadas en todos los ámbitos.

Uno de los aspectos medulares de esta reforma es que se establecen las mismas atribuciones para los alcaldes y vicealcaldes, destacó el legislador Evert Cárcamo, de la Comisión de Población, Desarrollo y Municipios.

A juicio de Edwin Castro, jefe de la Bancada Sandinista, otro aspecto clave son las exigencias planteadas a la planificación y al ejercicio presupuestario municipal para asegurar enfoques de género y cuantificación del beneficio directo de la población femenina.

En opinión de María Eugenia Sequeira, integrante de la Bancada Democrática Nicaragüense, la norma reconoce las capacidades de las mujeres para desempeñarse en cualquier cargo público; pero ello resulta insuficiente para cambiar la cultura machista en el país.

Diputados como la primera secretaria de la Asamblea Nacional, Alba Palacios, distinguieron la nueva legislación como una "experiencia única" a escala internacional y recomendaron fijar proporciones de género también para el Parlamento.

En su momento deberá reglamentarse, argumentó, para que no solo el FSLN sino "las otras fuerzas políticas abonen al incremento de una mayor representatividad de las mujeres" en la Asamblea y en otras estructuras de poder.

Críticos a la Administración del FSLN calificaron de inapropiado colocar el tema de las proporciones en las candidaturas dentro de la Ley de Municipios, pues a su juicio la materia es competencia de la legislación electoral.

Consultado por la prensa durante las discusiones en el Parlamento, el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez consideró que la esencia de los cambios no radica en el aspecto cuantitativo, sino en asegurar la equidad de género como política permanente del Estado, independientemente del partido en el poder.

Actualmente, aseveró, no están dadas las condiciones políticas para una reforma electoral, la cual deberá ser integral y cuya aprobación requerirá del consenso nacional.

El arte de la política, contestó, no es el arte de lo deseable, sino de lo posible, y el orgullo del FSLN es que fuimos los primeros en traer a las mujeres en mayoría a los escaños de la Asamblea Nacional y ahora promovimos su mayor presencia en las alcaldías.

BRÚJULA Y ASPIRACIONES

Nicaragua reemprende "caminos de libertad, equidad, igualdad, fraternidad", "donde el cristianismo, el socialismo y la solidaridad están transformándonos, y transformando nuestra concepción de la política, la economía, lo social, y sobre todo, la cultura", evaluó la dirigente gubernamental Rosario Murillo.

A escala internacional, hay un largo camino por recorrer "para que las mujeres y las niñas puedan decir que desde su nacimiento disfrutan de sus derechos fundamentales, de libertad y dignidad", señaló el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el pasado 8 de marzo.

Dentro de ese escenario, Nicaragua construye rutas propias de emancipación en cosecha, aseguró Murillo, "de una larguísima temporada de eventos revolucionarios, incomprendidos muchas veces, con aciertos y desaciertos", pero que son "el primer hervor, cultural, sociológicamente hablando, de una Resolución Revolucionaria".

*Jefa de la corresponsalía de Prensa Latina en Nicaragua.