Revolucionaria y militante sandinista a toda prueba, incansable luchadora por los derechos de la mujer, madre y abuela ejemplar, de esta manera es reconocida la compañera Esmeralda Dávila, fundadora de la Asociación de Mujeres Nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza (Amnlae), que pasó a otro plano de la existencia dejando un inmenso legado de amor por Nicaragua y por la equidad de género.

“Sin la participación de la mujer no hay revolución”, es una frase de gran profundidad que resume en parte del trabajo que Esmeralda hizo durante toda su vida, como joven comprometida con el pueblo nicaragüense y con la revolución sandinista, a la que defendió porque siempre estuvo segura de estar en el lugar correcto de la historia.

Nicaragua con la Revolución Sandinista ha logrado dar pasos agigantados por los derechos y la participación de la mujer en todos los campos, logros en los cuales siempre estuvo aportando su granito de área en todas los roles en que trabajó.

Dedicó su vida a reivindicar derechos de mujeres

Mi madre dedicó su vida entera a reivindicar los derechos de las mujeres para hacer una Nicaragua mejor, ella luchó incansablemente por la igualdad entre hombres y mujeres y toda su vida la dedicó a eso, afirmó Verónica Castro, hija de Esmeralda.

Durante la vela de su cuerpo en el barrio Venezuela, la militancia sandinista, la Juventud Sandinista y la dirigencia del FSLN, acompañó a su familia para rendirle tributo a esta ejemplar mujer que también fue diputada en el periodo de 2012-2017.

Mi madre en algún momento estuvo trabajando en temas de salud, visitó una gran cantidad de hospitales en todo el país viendo la problemática y buscando cómo superar las brechas entre hombres y mujeres. Fue una luchadora por la igualdad y los programas dirigidos a la mujer; todo el tiempo los apoyó, los promovió, porque son parte del programa histórico del FSLN, añadió Castro.

La alcaldesa de Managua, compañera Reyna Rueda y el vicealcalde Enrique Armas, también acompañaron a la familia de Esmeralda en estos momentos difíciles y reconocieron el gran trabajo y el ejemplo que dio a las mujeres sandinistas.

Un ejemplo de mujer

Ella subrayaba en todo momento los logros, los derechos reivindicados y restaurados a la mujer nicaragüense, gracias a esa voluntad política del comandante Daniel, de nuestra compañera la Vicepresidenta Rosario Murillo. Hemos perdido físicamente a la compañera Esmeralda, pero ella vivirá en nuestros corazones con ese legado de entrega, una mujer luchadora, un ejemplo de militante, un ejemplo de mujer, señaló Rueda.

Armas recordó que Esmeralda desde muy joven participó en la lucha por derrocar a la dictadura somocista; luego, como fundadora de Amnlae y ya en el segundo periodo de la Revolución Sandinista, fue una mujer entusiasta aportando a cada uno de los programas dirigidos a la mujer nicaragüense.

 Gran defensora de derechos

Esmeralda fue una mujer que se la jugó desde muy joven, luchó desde muy joven por la liberación de Nicaragua, en tiempos que irse a estudiar a la Unión Soviética, ir a eventos de política internacional en Berlín… una compañera vivo ejemplo de la mujer revolucionaria nicaragüense y latinoamericana, Esmeralda era de esas mujeres admirables que han dado Nicaragua y que han luchado por siempre y eso lo reconoce la militancia sandinista, lo reconoce nuestro partido el FSLN, lo reconoce el comandante Daniel y lo reconoce la compañera Rosario, sostuvo Armas.

Doña Esperanza Núñez Tenorio, también fundadora de Amnlae y actual vicealcaldesa de Rivas, recordó que Esmeralda fue una gran defensora de la mujer, con un carisma extraordinario y sobre todo muy humilde.

Esmeralda fue una luchadora incansable, una buena amiga, una buena compañera, una buena hija, una buena hermana, buena madre. Hablar de Esmeralda es hablar de todos esos valores que promueve nuestra compañera Rosario Murillo, de hermandad, de solidaridad, de amor, de transparencia. Esmeralda es un orgullo para las mujeres de Nicaragua y su pérdida es irreparable. Esmeralda para nosotros es realmente un baluarte del Frente Sandinista porque ella amó al Frente Sandinista, declaró Núñez.