La compañera vicepresidenta Rosario Murillo aseguró este lunes que el principal tesoro en Nicaragua es la Paz e instó al pueblo a defenderla fortaleciéndola todos los días.

“Vamos adelante construyendo desde ese presente que ya es mejor, el porvenir que todos merecemos, el pueblo nicaragüense, un pueblo laborioso, trabajador, un pueblo de fe, un pueblo de Dios, un pueblo que sabe ir adelante. Un pueblo que sabe trascender, un pueblo lleno de cariño, un pueblo que no deja que se asiente el odio entre las familias, entre nosotros, un pueblo que va adelante con cariño, con amor, como dice José Martí, el sentimiento más grande que puede animar al ser humano y a los pueblos, todo con amor, todo por amor, y todo, todo lo que hagamos por el bien de todos”, dijo.

“Desde este programa, este proyecto que afirma todos los días el Bien Común. Todo por el bien de todos. Todo porque tomamos en cuenta la situación, las carencias, las dificultades, los aciertos, todo porque no hay ser humano perfecto; perfecto solo Dios, todos podemos tener cualidades, todos debemos tener, con seguridad, defectos, pero lo bueno es que nos unamos alrededor del Bien de Todos, que es lo que tratamos de hacer todos los días”, añadió.

“Y en esta Nicaragua que fortalece paz, seguridad, todos los días, el Bien de Todos es sabernos encontrar, sabernos reunir, saber trabajar, dialogando; saber promover todo lo bueno para que cada día estemos más cerca, más conscientes, que sepamos cuidar con Amor nuestros tesoros patrimoniales, culturales, humanos y nuestro principal tesoro en Nicaragua que es la paz, señaló.

Previamente, la Compañera Rosario Murillo, leyó extractos del Salmo 125:

Dice el Salmo 125 :

 

Los que confían en Jehová son como el monte de Sion,
que no se mueve, sino que permanece para siempre.

Como Jerusalén tiene montes alrededor de ella,
así Jehová está alrededor de su pueblo
desde ahora y para siempre.

 

Porque no reposará la vara de la impiedad sobre la heredad de los justos;
no sea que extiendan los justos sus manos a la iniquidad.

 

Haz bien, oh Jehová, a los buenos,
y a los que son rectos en su corazón.

 

Mas a los que se apartan y van detrás de sus propias perversidades, Jehová los llevará con los que hacen iniquidad.

La Paz sea ! La Paz sea ! La Paz sea !