El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró este sábado ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que "El intento de Estados Unidos (EE.UU.) por llevar a cabo un golpe de Estado en Venezuela es evidente" y que este debería ser condenado por el organismo.

"¿Cómo es posible que el presidente de EE.UU., que amenazó militarmente a Venezuela, no haya sido cuestionado por el mundo?. (EE.UU.) es quien dicta las órdenes a la oposición venezolana y a los Gobiernos de la Región", agregó el ministro.

Este sábado se llevó a cabo una sesión de urgencia de alta instancia en el organismo, para tratar la situación venezolana, a pedido del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

Venezuela logró el apoyo a su soberanía por parte de la mayoría de las naciones del Consejo de Seguridad de la ONU, luego que de los 35 países, 19 optaran por el diálogo entre venezolanos y 16 por la injerencia extranjera.

En la jornada, Jorge Arreaza exhortó a las naciones que no reconocen el segundo mandato de Nicolás Maduro y que, por lo tanto, acusan a su administración de cometer fraude el 20 de mayo de 2018 en las elecciones presidenciales, a demostrarlo con pruebas.

Asimismo, el canciller rechazó las declaraciones por parte de tres de los 28 miembros de la Unión Europea: España, Alemania, y Francia, que este sábado anunciaron que si el jefe de Estado no realizaba nuevas elecciones presidenciales en los próximos ocho días, (pese a casi nueve meses de las más recientes), sus Gobiernos reconocerían a Juan Guaidó como "presidente encargado" en los siguientes días.

"¿De dónde sacan ustedes que tienen potestad sobre un pueblo soberano, para darnos plazo o ultimátum?" preguntó Arreaza, asegurando que las acciones tomadas por esas naciones eran infantiles, y los invitó a tomarse ese plazo para reflexionar.

Además, el político bolivariano denunció que casi la totalidad de los asesinatos registrados por hechos políticos en los últimos meses se han dado en escenarios convocados por la oposición respaldada por el imperialismo, en protestas no pacíficas "para intentar derrocar al Gobierno legítimo”, añadió.

El ministro agradeció a aquellos países de la región que apoyaron las iniciativas de diálogo, como México, Uruguay y la Comunidad del Caribe. “No van a lograr llevarnos a una guerra civil en Venezuela" aseguró.

Arreaza reiteró la intención del Gobierno de Nicolás Maduro a conversar con Donald Trump. "Nuestra intención de dialogar con el presidente Trump siempre está abierta. Siempre nos han respondido con bloqueos, sanciones, insultos, intervenciones. Sin embargo sigue abierta para dialogar y tratarnos civilizadamente".

"Estamos de pie para defender a nuestra soberanía y nuestra dignidad (...) ¡Venezuela es irrevocablemente libre!", afirmó.

Bolivia llama a respetar el derecho internacional

El embajador de Bolivia en la ONU, Sacha Llorenti, hizo un llamado a los miembros del Consejo por el respeto al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas, la cual contiene principios que son la base para la creación de esta organización.

Añadió que entre los principales principios se encuentran la no injerencia en los asuntos internos de los Estados y el respeto a su soberanía.“Las políticas injerencistas que maneja el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) lejos de ayudar, solo contribuyen a empeorarla”, apuntó.

Recalcó que si se va hablar de la situación humanitaria, se debe señalar a los responsables y quienes están detrás de esas sanciones unilaterales ilegales.

“El interés verdadero solicitado en esta sesión no es en defensa de la democracia ni de los derechos humanos, sino promover situaciones de inestabilidad para usarlas a favor de sus políticas de cambio de régimen, con todos los recursos naturales”, aseveró el representante boliviano.

Hostigamiento de EEUU es la principal amenaza para la paz y la seguridad en América Latina y El Caribe

La embajadora de Cuba, Anayansi Rodríguez Camejo, expresó que América Latina y el Caribe constituyen hoy un escenario de persistentes amenazas incompatibles con la proclama de zona de paz, firmada por los jefes de Estados y Gobiernos en la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) realizada en enero del 2014.

“Rechazamos categóricamente los pronunciamientos de los representantes de EE.UU. en esta sala el día de hoy. Lamentamos que el gobierno de EE.UU. pretenda utilizar al Consejo de Seguridad para legitimar la campaña internacional contra el Gobierno constitucional presidido por Nicolás Maduro”, subrayó.

Añadió que la principal amenaza a la paz y la seguridad en América Latina y el Caribe es el hostigamiento de EE.UU. y sus aliados a la República Bolivariana de Venezuela, “en un abierto desconocimiento a la voluntad popular y la institucionalidad expresadas en las elecciones del 20 de mayo del 2018”, de la cual se autoexcluyó la oposición venezolana.

Por su parte, el representante de Nicaragua ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Paul Oquist, señaló que la convocatoria de esta reunión para hablar sobre Venezuela es una clara injerencia a los pueblos y al derecho internacional.

Explicó que la intromisión en Venezuela tiene un claro objetivo “imponer un cambio de Gobierno y un golpe de Estado al presidente constitucional, Nicolás Maduro,”.

Rusia alerta sobre injerencia flagrante de EEUU contra Venezuela

El gobierno de Estados Unidos (EEUU), presidido por Donald Trump, practica una clara política injerencista contra Venezuela, siendo muestra de ello la convocatoria de una sesión especial por parte del secretario de Estado, Mike Pompeo, en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), alertó el representante permanente de Rusia ante el organismo internacional, Vasili Nebenzia.

Desde Nueva York, en EEUU, señaló que el único propósito de la reunión de este sábado es continuar con las maniobras desestabilizadoras a través de la imposición de "sus propios métodos y recetas", para resolver la situación política de la nación suramericana.

En este sentido, evocó que la política injerencista no es novedosa, dado que EEUU "cree que Latinoamérica es el patio trasero dónde pueden hacer lo que les plazca".

Nebenzia apuntó que la injerencia flagrante de EEUU en los asuntos internos de Venezuela "es la reencarnación de la doctrina Monroe", reconocida abiertamente por Donald Trump en la 73º Asamblea General de la ONU, celebrada en septiembre de 2018.