La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, valoró que se inicia una nueva semana de oportunidades para avanzar en seguridad, trabajo y paz en Nicaragua.

“Estamos iniciando otra semana para el trabajo, para avanzar en el trabajo en la seguridad, para avanzar en diálogo, para avanzar en reconciliación y paz, para avanzar en la Nicaragua que todos queremos, la Nicaragua que necesita vivir en paz, trabajar en paz, prosperar, aprender”, expresó el mediodía de este lunes 21 de enero.

Agregó que ya falta poco para la apertura de clases el próximo 4 de febrero y destacó que se avanza en los principales programas y proyectos que se desarrollan en el afán de trabajar, emprender, prosperar, bajo el modelo de la “economía creativa, emprendedora y victoriosa que florece en todas partes”.

La vicepresidenta recordó que el fin de semana que pasó estuvo cargado de actividades tradicionales y religiosas, como las fiestas en honor a San Sebastián, en Diriamba, o las celebraciones del Señor de los Milagros y el Señor de Esquipulas “que nos ha bendecido con paz y nos sigue bendiciendo con rutas de Paz que vamos a recorrer, que estamos recorriendo para trabajar, para prosperar, para vivir, para tener el bienestar que merecemos”.

“Este pueblo devoto, cristiano; este pueblo de fe se llena de festividad cada día agradeciendo a Dios por la vida, agradeciendo a Dios por el buen corazón, agradeciendo a Dios por la buena esperanza, esa esperanza que nos anima a todos, todos los días en la medida en que confiamos en Dios, porque de Él viene nuestra salvación”, manifestó.

La compañera Rosario Murillo dio lectura al Salmo 62 “Dios, el único refugio”. Y valoró que el pueblo nicaragüense tiene la fe, la fuerza, el espíritu y la esperanza, puestas en Dios.

El pueblo nicaragüense “tiene valores de familia que nos distinguen y que nos defienden en un mundo que se ha alejado cada vez más de ese corazón de la humanidad que es la familia. En la familia nacemos, en la familia crecemos, en la familia fortalecemos valores, aprendemos valores, en la familia aprendemos a ser mejores seres humanos. Y este pueblo nuestro es un pueblo de familia y de comunidad, gracias infinitas a Dios”, aseguró la vicepresidenta.