La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, aseguró que el poeta Rubén Darío, nos dejó a los nicaragüenses un legado de lucha contra el odio, contra la guerra y contra las angustias del corazón.

En el 152 aniversario del natalicio de Rubén Darío, la compañera Rosario dijo que el poeta nicaragüense es nuestro orgullo y “nos engrandece a todos”.

“Rubén Darío nos dejó un legado de poesía, legado de verdad y también un legado de lucha, porque en gran cantidad de poemas suyos está plasmada la lucha y el compromiso de luchar contra el odio, contra la guerra, de luchar contra las angustias del corazón del mundo. Y así estamos y así vivimos en nuestra Nicaragua”, aseguró la vicepresidenta.

La compañera Rosario Murillo, dio lectura a dos poemas de Rubén, titulados Pegaso y Canto de Esperanza.

La vicepresidenta, valoró que los poemas son como una “petición apasionada de Rubén Darío, petición apasionada del pueblo nicaragüense”.

Es “un llamado a Jesucristo para que haga brillar al sol sus divinas banderas, para tender su mano de luz sobre las fieras, para ser la gloria de sí mismo, con temblor de estrellas y horror de cataclismo. El llamado a nuestro Señor Jesucristo a traer amor y paz sobre el abismo”, explicó.

“Aquí estamos honrando a Rubén en toda nuestra Nicaragua y más allá. Honrando a Rubén orgullosos de ser nicaragüenses por gracia de Dios. Hay actividades hermosísimas. En León veíamos ayer esa apertura del Seminario sobre Rubén Darío que se dio en la plaza de Sutiaba. Y esta mañana, en Ciudad Darío se han congregado musas de todo el departamento y se realizan actividades en saludo y homenaje a nuestro Rubén, y por la tarde el desfile de musas y carrozas, desfile tradicional con el que el departamento de Matagalpa celebra el nacimiento de su hijo ilustre Rubén Darío”, detalló.