La compañera Loyda Barreda, directora de Inatec, destacó este jueves que la ampliación de la cobertura de Inatec a 153 municipios del país, marca un antes y un después en la educación técnica en el país.

En declaraciones al programa En Vivo del Canal 4 de televisión, la directora de Inatec resaltó que en el año 2006 esa institución contaba con 47 mil 868 personas en sus programas educativos y en el 2018 esa cifra ascendió a más de 350 mil protagonistas, que reciben educación técnica gratuita y de calidad.

Sobre las transformaciones que ha realizado Inatec, Barreda resaltó los logros alcanzados, con un notable incremento de su oferta educativa.

Entre otros mencionó que el principio de la evolución de la educación técnica está ligado a la gratuidad.

Ampliación, cobertura y gratuidad

Desde el 2007 la educación es gratuita en Nicaragua, dijo, y a la par de la gratuidad resaltó la ampliación de la cobertura que ha tenido lugar desde entonces.

“Creo que ahí se marca el antes y el después de la educación y la capacitación técnica en Nicaragua. El Inatec tenía presencia en 29 municipios en el 2006, al 2018 cerramos en 153 municipios o sea que tenemos cobertura nacional”, precisó.

Añadió que esa cobertura se da en distintas modalidades. Hay carreras de educación técnica en los 45 centros que tiene el Inatec, en tres sectores productivos.

“Hay educación técnica, o carreras técnicas en el sector comercio; en el sector industria y construcción y en el sector agropecuario y forestal, en 45 centros, 58 carreras de educación técnica”, detalló la compañera Barreda.

Además, está el Programa Nacional de Capacitación Técnica, que tiene cobertura nacional.

Precisó que hay dos grandes estrategias con las que se ha logrado cobertura. La primera estrategia son las Escuelas Municipales de Oficios en alianza y complementariedad con los gobiernos municipales que adaptan algunas ofertas a esas realidades locales. Existen 132 escuelas a nivel nacional.

El otro programa con cobertura nacional son las Escuelas Técnicas de Campo, que cumplen 5 años de labor: “Por primera vez se pudo instalar este programa en complementariedad con las instituciones del Sistema Nacional de Producción”, dijo.

“Eso nos permitió ampliar esa cobertura y, además, otras estrategias que probablemente no tengan esa cobertura nacional, pero que apunta a sectores estratégicos, a sectores territoriales y a sectores productivos”, añadió.

Un gran salto

“Eso es lo que nos hace reconocer ese amplio salto que dio la educación técnica y que sigue, además, en ese proceso de transformación porque a la par de la ampliación de la cobertura, hemos trabajado por la mejora continua de la calidad, entonces, decimos (que) no solo es crecer sino también (hay que) mejorar esa calidad”, apuntó.

Señaló que desde la estrategia de mejora continua de la calidad se apunta a cuatro indicadores que son: Los planes de estudio, que hay que contextualizarlos a las realidades socioproductivas y a las realidades laborales: qué requiere el mundo laboral, qué competencias debe tener un profesional técnico.

“Entonces hablamos de planes de estudios, hablamos de formación de los docentes; nuestros docentes deben estar contextualizados, actualizados, a esa dinámica, también acelerada de la evolución de la tecnología. Deben estar actualizados también los docentes y el equipamiento, si no hay equipamiento en educación técnica no podemos hablar de educación técnica”, explicó.

“Grandes esfuerzos para poder equipar con tecnología de punta, decimos, y tenemos por eso laboratorios, aulas, taller, que están equipados con esas mejores condiciones (para) que este muchacho o esta muchacha puedan incorporarse al mundo laboral, o a una empresa, o a directamente a desempeñar un emprendimiento desde sus propias capacidades”, dijo.

La compañera Loyda Barreda detalló que en el 2006 se atendían 47 mil 818 personas, entre jóvenes y adultos. Desde ese periodo al 2018 hay un promedio de más de 350 mil protagonistas.

“El salto que se da y esto es algo tangible, en todo el país vas a encontrar jóvenes y adultos que se han desempeñado, que han desarrollado sus habilidades, sus competencias, sus capacidades a partir o de una carrera técnica o de cursos de capacitación, habilitación o complementación de esos saberes que ya tienen”, refirió.

Recordó que también tiene el Inatec un segmento de trabajadores que han desarrollado un oficio a partir de la experiencia, lo que se conoce como trabajadores empíricos, que por más de 30 años han desarrollado la albañilería, electricidad domiciliar o fontanería.

Este segmento también lo atiende el Inatec y certifica sus competencias. Evalúan sus competencias y certifican que ese trabajador tiene esas capacidades. Se trata de alumnos que no estudiaron en un centro, pero aprendieron un oficio durante toda la vida y probablemente sean de los mejores en su ramo en ese municipio o comunidad, explicó la directora de Inatec.

La compañera Barreda hizo énfasis en que esta educación desde Inatec es completamente gratuita, sus protagonistas nunca han pagado un centavo. “Hablamos de gratuidad y calidad”, reafirmó.

Dijo que ese es el desafío permanente de la institución.

Informó que hay 14 centros donde los estudiantes pueden optar al programa de alojamiento, los que provienen de zonas alejadas del país, se concentran en un centro con residencia estudiantil.

Ofertas del 2019

Para este año 2019 se ofertarán 58 carreras o especialidades. Estas están distribuidas en los tres sectores que atiende Inatec. Al sector de industrias y construcción son 23 carreras, entre las que están técnicos en construcción, técnicos en electricidad, electrónica, energía renovable y otras carreras.

21 carreras que están en el sector servicios y comercio, como hotelería y tradicionales como administración, contabilidad, informática, mientras que 14 especialidades están en el sector agropecuario y forestal.

De estas 58 carreras, dijo, este año se incorporarán 12 carreras nuevas. Esto demuestra que la oferta es dinámica, se actualiza, y se incorporan otras necesidades educativas de algunos sectores que no estaban siendo atendidos, explicó.

“Este año vamos a encontrar un técnico acuícola, por ejemplo, para atender todo ese sector que tenemos en el lado de Chinandega, pero también el técnico apícola, que son sectores que vienen en crecimiento y que se debe tecnificar, mejorar, esas capacidades de estos trabajadores”, añadió.

Mencionó, entre otra de las carreras, la de diseño y fabricación de productos de cuero. “Este es un técnico que lo vamos a iniciar en Masaya, sabemos todo el desarrollo productivo, a partir de la transformación del cuero que tenemos en Masaya, en este 2019 lo vamos a abrir en esa zona”, anunció.

También se refirió a la carrera de riego agrícola, un técnico. Hizo ver que hay ingenieros agrícolas, pero no hay segmento laboral que atiende toda la tecnificación de instalación de riego.

Dijo que con el Consejo Nacional de Universidades (CNU), han trabajado desde hace dos años un mapa de todas esas competencias que atiende el nivel superior y el nivel técnico.

Con eso se identifican algunos vacíos o desafíos que existen, y quién los va atender según la necesidad del puesto laboral.

Informó que existen seis carreras que tienen la posibilidad de que el protagonista tenga una continuidad en el proceso educativo para acceder a la universidad.

INATEC en todo el país

Reiteró que hay 45 centros nacionales, hay cobertura nacional en todos los departamentos del país, en Caribe Norte, Caribe Sur, Norte, Centro del país.

El Inatec está ya en todo el país con una instalación de un centro tecnológico. En el 2007 habían 32 tecnológicos hoy son 45.

Promoción fuerte de matrículas

Dijo que están ahorita en una promoción fuertes de la oferta de educación técnica porque todavía no es una primera opción, aunque ese pensamiento se está modificando.

Ahorita hay una promoción fuerte en todos los espacios públicos, entre ellas las redes sociales, de las matrículas que se iniciaron el 7 de enero y cierran el 11 de febrero, que es el primer día de clases.

En dos semanas de matrículas hay más de 22 mil estudiantes inscritos y se espera cumplir una meta de 33 mil alumnos.

Más avances

La compañera Barreda recordó que hace dos años con el deseo de incorporarse en los nuevos tiempos, se incursionó en la formación en línea, se creó el campus virtual, lo que requiere de una inversión en infraestructura tecnológica y fue como el primer paso.

“Hasta el año 2018 tuvimos tres carreras técnicas en esa modalidad, hay demanda, ya se reconoce la calidad y la formación por esta vía. Hay más de 32 cursos de capacitación en esta rama”, dijo.

Añadió que la formación en línea es acompañada por tutores virtuales, para apoyar a los protagonistas, para enfrentar la baja retención que caracteriza a esta modalidad.

Desde el año pasado existe también una plataforma para la enseñanza del inglés, que fue creada aquí en el país, por lo que no se está comprando licencia para su uso.

“Este año tenemos una plataforma para el desarrollo de tecnología digital, hasta hace dos años lo tenemos como un evento, Hackathon Nicaragua 2018, donde se promueve todo ese talento de los muchachos y muchachas a nivel nacional”, añadió.

Esto se va a ampliar, ya no será solo un evento, sino una plataforma de desarrollo tecnológico y de aportes a algunas necesidades del país, como la atención a pequeños y medianos emprendimientos.

La Casa Luxemburgo y Escuela de Hotelería

Sobre la Escuela Hotel Casa Luxemburgo recordó que fue una orientación directa del Comandante Presidente Daniel Ortega de convertir una casa de protocolo presidencial en una verdadera escuela de hotelería, para la formación de jóvenes.

Resaltó que ese centro cuenta con instalaciones de primer nivel en equipamiento e infraestructura.

Dijo que todos los ambientes de ese hotel son reales y permiten que los estudiantes cuenten con los elementos para aprender.

Resaltó que se amplió el número de habitaciones, se creó un auditorio para conferencias, y se amplió a una piscina más.

Ahí se atienden a 120 estudiantes que siguen carreras de técnicos en cocina, chefs, camareros, bar tenders y recepcionistas de hotel.

También está la Escuela Nacional de Hotelería en Managua que sigue funcionando y tiene una gran demanda, con dos matrículas al año.