La compañera vicepresidenta Rosario Murillo, reiteró este mediodía que la reconciliación y la paz son clave para la estabilidad y el trabajo, así como la prosperidad de las familias del país.

La compañera Rosario Murillo destacó a una Nicaragua “llena de fe y esperanza. Esta Nicaragua bendita, siempre bendita, siempre libre. Esta nuestra Nicaragua donde caminamos alabando a Dios con todo nuestro corazón, contando sus maravillas, alegrándonos, regocijándonos en Dios; esta nuestra Nicaragua que sabe, que conoce, que vive ansias y fortalecimiento a la vez de paz, de seguridad, de diálogos en la familia, en la comunidad, reconciliación”.

Prosiguió, reiterando, que esta es una Nicaragua “que sabe, decíamos, que conoce, que la reconciliación y la paz son clave para la estabilidad, el trabajo y para que las familias avancemos en rutas de prosperidad”.

“En Dios Nuestro Señor sabemos que permanece para siempre; en Dios Nuestro Señor que juzga al mundo con justicia y a los pueblos con rectitud, en Dios Nuestro Señor que es refugio del pobre, refugio para todo tiempo; en Dios Nuestro Señor en quién confiamos por conocemos su Nombre y porque nunca nos desampara”, citó un texto bíblico.

Cantamos a Jehová y publicamos entre los Pueblos Sus Obras; contamos todas Sus Alabanzas, y en las puertas de la hija de Sion, nos gozamos en Su Salvación.

Se hundieron las naciones en el hoyo que hicieron; en la red que escondieron fue tomado, atrapado su pie.

Todas las gentes que se olvidan de Dios serán trasladados al Seol, porque no para siempre será olvidado el pobre, ni la Esperanza de los pobres perecerá perpetuamente... No ! Dios se levanta y sean juzgadas las Naciones delante de Él. No se fortalece el hombre, sino Dios.

Pon, oh Jehová, temor en cada uno de los Seres, y que conozcan todos que no son sino Seres Humanos.

Alabamos y cantamos las Maravillas de Jehová!