La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, resaltó la rapidez y beligerancia con la que se actuó en un incendio ocurrido el domingo en horas de la noche en el asilo de ancianos Francisco Domínguez de Chinandega.

“Se dio un incendio anoche y gracias a Dios con todo lo que hemos aprendido en nuestras prácticas para mejorar nuestras capacidades, para superar cualquier evento de desastre que ponga en riesgo la vida, al evacuar a los ancianitos que viven en ese hogar, pudimos hacerlo en tiempo y forma y pudimos hacerlo sin poner en riesgo a ninguno de ellos”, subrayó.

Agregó “nos sentimos orgullosos, contentos de poder cumplir con esta misión cristiana de socorrer en amor al prójimo y en este caso salvaguardar las vidas”.

Informó que el incendio se dio en una de las bodegas de provisión, de alimentos en el asilo, “gracias a Dios ninguno de nuestros ancianitos sufrió”.

Destacó que por la noche la alcaldía organizó que pudieran dormir en un hotelito, pero ya hoy en la mañana, los padres que administran el asilo decidieron trasladarlos porque ya no había ningún riesgo.

Los bomberos, la policía están haciendo el peritaje para determinar las causas, “pero gracias a Dios pudimos evacuarlos a todos y ante un siniestro que podría haber representado un gran costo en términos de vidas humanas, no sufrimos ningunas de esas valiosas pérdidas y creo yo que es una de esas muestras, como nuestro país, gracias a Dios, está bendecido”.