La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, en su mensaje del mediodía saludó al pueblo de Nicaragua en el último día del año 2018.

“Esta Nicaragua que vive el último día del año 2018, concluyendo un año complejo, pero un año en el que todos hemos crecido, crecido y sobre todo fortalecido, en el afán de la paz, de la reconciliación y del futuro que queremos construir todos juntos”, subrayó.

Agregó que como Pueblo y Gobierno “queremos seguir cambiando Nicaragua y cuando hablamos de cambios, hablamos de seguir avanzando por una vida que para todos sea de dignidad, de bienestar, de derechos, de seguridad, de tranquilidad, de armonía en la comunidad, una vida que continuemos desarrollando aquí en este país de tanta fe y de tanta esperanza, una vida que continuemos desarrollando todos juntos”.

Explicó que cuando se refiere a desarrollo, "me refiero a la parte material, me refiero también a nuestra cultura".

“Qué orgullo, un país tan pequeño, tenemos tesoros patrimoniales como el poeta universal Rubén Darío, Príncipe de las Letras Castellanas que estará, y que todo Nicaragua estará conmemorando el 18 de enero, otro aniversario de su nacimiento, y el 6 de febrero, otro aniversario de su tránsito a la inmortalidad, lo conmemoramos con tanto orgullo, Darío, Príncipe de las Letras Castellanas, guía universal, Darío, profundamente nicaragüense. Orgullo de nuestro país”.

Agregó que esta Nicaragua de legados patrimoniales inmensos. Rubén Darío en la poesía, y también en el afán de libertad y de dignidad. Y Augusto Sandino, un nica que nos dejó un legado imperecedero: “Yo quiero Patria Libre o Morir”, dijo Sandino.

“Nosotros queremos en estos tiempos Patria para todos, Patria llena de fuerza, la fuerza de la esperanza, Patria llena de paz para trabajar y prosperar, para vivir seguro, para vivir contento, patria y vida, caminando las sendas que nos han dejado los próceres, Darío Prócer de la literatura hispana, de la literatura universal, príncipe”.

“Sandino, nuestro General de Hombres y Mujeres Libres, legado también patrimonial de precisamente gran espíritu del nicaragüense, patriotismo, dignidad, fe, esperanza, imagínense cuántos valores, cuántas cualidades”.

La Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo informó que esta tarde vamos a estar acompañando a nuestro Presidente en el mensaje de Año Nuevo, año para la reconciliación, año para precisamente seguir reinstalando la reconciliación, el trabajo la paz.

“Nicaragua, paz y victorias, Nicaragua dignidad y victorias, Nicaragua reconciliación y paz, Nicaragua fe y esperanza. Cuántos valores, cuántos ideales y cuántos vigores. Darío decía: unámonos, únanse tantos vigores dispersos, tenemos que unir, todos nuestros vigores, porque Nicaragua está hecha de vigor y de Gloria, unir todos nuestros vigores, todos nuestros valores, nuestros espíritus fecundos unirnos en fe y esperanza en reconciliación y paz; unir todos nuestros vigores, nuestra inteligencia, nuestra sensibilidad en compromiso de paz y de victoria, usar nuestra inteligencia, trabajar con el alma, pensar con el corazón, pensar con el espíritu sublime de la raza nicaragüense para seguir edificando paz, todos los días, paz, seguridad más allá de todos los desafíos, nuestro pueblo tiene la entereza y fortaleza para ir adelante, edificando paz”.

También se refirió a una frase del Santo Padre. El Papa Francisco decía: Artesanos de Paz. "Es lo que tenemos que ser. Estos pueblos nuestros, estas culturas nuestras de tanto valor, porque la artesanía es de un valor incalculable, manos del pueblo, manos prodigiosas, manos que producen pizas milagrosas, que además reproducen nuestras raíces, nuestras tradiciones, somos portadores de cultura y tradición, de identidad, artesanos de paz. Eso es también identidad nicaragüense, la artesanía de paz”.

“Hemos sabido con nuestros valores con nuestra cultura de familia, de comunidad, ir adelante, siempre propiciando, buscando la paz, eso es lo que debemos hacer. Y este año nuevo, el año que estamos abriendo, de la mano de Dios este año, nos seguirá uniendo en fe, en esperanza, en paz, a todos los nicaragüenses que queremos vivir tranquilos, que queremos vivir seguros y seguir prosperando”.

“Por eso decimos con toda la fortaleza y la certeza, la confianza en Dios que Nicaragua avanza en bendición, rutas de prosperidad y en victorias. Victorias en estos otros tiempos, nuevos tiempos que estamos abriendo, tiempos para la nueva historia, tiempos nuevas victorias de la mano de Dios”, finalizó.