En saludo al 60 aniversario de la Revolución Cubana y en ruego y misericordia por el compañero Bismarck Martínez, se llevó a cabo una solemne Eucaristía en la Iglesia La Merced, presidida por el padre Antonio Castro, quien con mucho amor compartió el evangelio con las familias que religiosamente acudieron al acto de fe.

Durante la homilía, el padre Castro se refirió al sentimiento de amor y perdón que debe prevalecer en los corazones de los nicaragüenses, el cual debe manifestarse en cada acto que se realice con nuestros semejantes.

“El evangelio nos manda a ser pacientes, pero una paciencia dinámica, en la que la persona no se deja llevar por los impulsos y evita agredir a los demás, es una cualidad que viene de Dios, tener paciencia es ejercitar la misericordia, el verdadero poder y no dejar que nos maltraten continuamente, ni tolerar agresiones físicas o ser tratado como un objeto, sino cultivamos la paciencia tendremos excusas para contestar con ira, convirtiéndonos en personas con las que no se puede convivir”, destacó.

El religioso recordó que el Papa Francisco exhorta al pueblo a desterrar el odio y deseo de muerte de nuestros corazones y así poder convivir con los demás.

“Es admirable tener esa paciencia que Dios nos da y se afianza cuando reconozco que los demás tienen derecho a vivir junto a mí, no importa si me molesta su manera de pensar. Recuerdo durante el diálogo nacional la paciencia del presidente, escuchó con serenidad y cordura, lo cual refleja lo que Dios nos manda a hacer, desterrar el odio, maldad y división de nuestras vidas”, añadió.

El padre Castro también instó al pueblo a estar en familias y ser núcleos de unidad, amor y a orar para que en Nicaragua impere la paz.

“Todos somos una gran familia, somos hermanos y como tales debemos erradicar el odio, la venganza, malos sentimientos y busquemos la unidad, la reconciliación. Gracias a todos los que hoy oran por nosotros”, dijo.

Cuba, el pueblo valiente y solidario

Por su parte el compañero Juan Carlos Hernández, embajador de Cuba en Nicaragua, agradeció el apoyo constante que los nicaragüenses han mostrado a lo largo de los años al pueblo caribeño.

“Para Cuba es un privilegio poder agradecer a Nicaragua y a su pueblo por la solidaridad que en 60 años nos han brindado, sobre todo en los momentos más difíciles en el que batallamos en contra del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto, quienes tratan de hacernos rendir, pero acá estamos llevando la luz de la verdad a los desposeídos del mundo”, expresó.

Bismarck, héroe del amor en los nicaragüenses

Los familiares del compañero Bismarck Martínez agradecieron el apoyo que a lo largo de estos seis meses han recibido por parte del pueblo y militancia sandinista.

“Pedimos a Dios todo el tiempo por mi esposo, damos gracias porque nuestra familia ha crecido grandemente. Dios nos ha de permitir tener a Bismarck con nosotros algún día, gracias a quienes nos han brindado su mano amiga y solidaria”, dijo Myrlen Méndez, esposa de Bismarck.

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa