Las familias de la capital se reunieron en la recién nueva inaugurada VII etapa del Parque Luis Alfonso Velásquez.

En el lugar, última ampliación del parque que alguna vez era un predio lleno de escombros y guarida para malhechores, es una oda a la paz y al progreso que vive el pueblo nicaragüense durante esta segunda etapa de la revolución.

“Le doy gracias a Dios primero y luego al Gobierno ya que con eso se atrae al turista nacional como internacional y a la misma vez nos venimos a divertir con nuestros hijos, nuestras familias”, dijo con su hijo en brazos Amilcar Obando.

El lugar está acondicionado con juegos infantiles y otros atractivos, pero el principal es sin duda la fuente luminosa que se mueve y se ilumina a sincronía de la música de orquesta que se reproduce en tono altos.

“Yo que soy nacida aquí en Managua nunca pensé ver algo así. Todo este parque estaba abandonado, con huele pega y todo eso, ahora con éste Gobierno lo han transformado y tenemos diversión para nuestros hijos”, aseguró Yuridia Paladino, mientras detrás suyo las luces inteligentes dibujaban figuras geométricas tridimensionales sobre los chorros de agua que alcanzan altas superiores a los 30 metros de alto.

El sitio es definitivamente un lugar para pasar en familia tal como lo hizo Yahoska López y sus seres más cercanos.

“Es un lugar muy bonito para las familias. Esto es algo que no teníamos, esto y muchas otras cosas que ahora hay, está perfecto para celebrar en diciembre pero también para todos los días”, aseguró.

El show de luces y maping digital sobre la fuente, se proyecta cada cierto tiempo durante la noche.

Tras cada cierto intervalo de tiempo se detiene para que los visitantes puedan disfrutar de un paseo en bote sobre el lago artificial en el que fue construida la fuente.

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente

fuente