Los jesuitas chilenos informaron que el Vaticano les ordenó gestionar la apertura de un proceso judicial penal en contra del sacerdote Leonel Ibacache, quien ha sido señalado como autor de reiterados abusos sexuales a menores.

La congregación deberá entregar todos los antecedentes del caso a la Fiscalía para que esta inicie un proceso jurídico en contra del sacerdote jesuita.

Ibacache, quien actualmente se encuentra suspendido de sus funciones sacerdotales, tendrá prohibido todo contacto con menores de edad mientras se lleva a cabo este proceso, informó la congregación.

Los jesuitas aseguraron que "reiteramos nuestro compromiso para avanzar en verdad y justicia, en el cuidado de las personas que han sido víctimas de abuso, así como en el respeto al debido proceso".

Actualmente, la Fiscalía chilena investiga 144 casos de abuso sexual con personas ligadas a la Iglesia Católica.