La compañera vicepresidenta Rosario Murillo luego de la XXI Promoción de Damas y Caballeros Cadetes de la Policía Nacional, saludó a los nuevos miembros de la institución y destacó que al pueblo nicaragüense le alumbra un sol que no declina, un sol radiante que anuncia y proclama todas las nuevas victorias de la patria.

“Veía a los muchachos y muchachas de la Policía, los graduandos, que son licenciados en Ciencias Policiales al servicio de nuestro pueblo, veía a las familias y las lágrimas rodar en los rostros de las madres, esposas, hermanas de los policías que ofrendaron su vida este año, de crímenes terribles contra la patria, este año de traición a la patria, defendiendo precisamente la patria, la seguridad, la paz de las familias”, expresó.

La vicepresidenta señaló que al ver la reacción de las familias y los policías recordó una obra literaria “Así se forjó el acero” mismo que asocia la valentía de los nicaragüenses, quienes se forjan en medio de las luchas.

Nosotros los revolucionarios nos forjamos en los desafíos, nos forjamos como acero en las circunstancias difíciles, nos forjamos como acero en los momentos en que es imperativo crecer, en esos momentos desafiantes uno se crece, en esos momentos duros nos forjamos como acero y como olivo de paz, porque nuestras batallas, nuestras luchas y nuestros sacrificios han fortalecido la paz que merecen y que queremos las familias nicaragüenses, la estabilidad, la paz, tranquilidad y seguridad para trabajar y para seguir avanzando”, destacó.

Una policía comprometida con el pueblo

La compañera Rosario Murillo, destacó el gran rol que juega la Policía Nacional en la defensa de la seguridad y tranquilidad de las familias, mismo que se fundamenta en la formación integral que reciben cada uno de los miembros de la institución.

“En los retos y desafíos crecemos y nos forjamos y somos capaces de enfrentar todas las circunstancias difíciles, aprendiendo y venciendo porque hemos sido formados para luchar, no hemos sido formados para acomodarnos y la Policía Nacional se ha formado y surge seno del pueblo revolucionario y se forma para luchar y combatir los vicios, la delincuencia y todas las plagas que puedan azotar a las familias y para vencerlas, somos servidores del pueblo”, dijo.

“Vivimos un apostolado de servicio a nuestro pueblo y lo hacemos desde nuestras profundas y sagradas creencias cristianas, desde la fe que todos los días revitalizamos con esperanza y confianza en Dios".

La compañera Rosario hizo referencia a la lectura que hacía recientemente de una de las entrevistas que realizó el periodista español al General Sandino, asimismo recordó los manifiestos de Luz, Vida y Verdad; y el Manifiesto de San Albino.

"En todos los manifiestos de Sandino en todos encontraba esa fe profunda y extraordinaria que le movilizó y le dispuso a defender el honor y la soberanía nacional, el honor de Nicaragua y a defender la patria para defender la paz, la seguridad con dignidad y eso es lo que somos nosotros, somos guerreros de luz, de vida, de verdad, de amor y nos movemos en una batalla permanente de amor a la patria, de amor entre nosotros, de fe cristiana”, añadió.

La compañera Rosario Murillo afirmó que los nicaragüenses históricamente han contado con un espíritu de lucha inclaudicable que ha permitido vencer la injusticia, desigualdad y sobre todo encaminarnos hacia el bienestar social.

“Somos hijos de Sandino, Darío y de un proceso y un proyecto revolucionario libertario que puso en el centro y en el corazón de todos, la dignidad nacional, la soberanía nacional, la justicia social, el afán de servir, el afán de vivir para los demás para que en nuestra patria Nicaragua se pudiesen desarrollar y desatar todos los talentos, capacidades y fuésemos paso a paso luchando para salir de la injusticia que vivíamos, que conocimos y de la injusticia que nos hemos propuesto dejar atrás”, refirió.

Una Policía que surge del pueblo y para el pueblo

Asimismo, destacó el amor y la entrega de los miembros de la institución para con el pueblo al que defienden del peligro, de las injusticias y el odio.

“Somos soldados del amor, somos militantes de la causa sandinista, que es la causa de la libertad y del amor y esta Policía revolucionaria está al servicio de nuestro pueblo 28 horas al día, todos los días y si el año tuviera mil días, mil días estarían al servicio de nuestro pueblo, al llamado de las familias, consolidando precisamente la tranquilidad, la seguridad y la paz. Tenemos una Policía que surge de ese proceso y proyecto revolucionario que tiene en el centro como misión de vida la dignidad nacional, el orgullo nacional”, externó.

La vicemandataria manifestó sentirse orgullosa de ver a los policías en las diversas tareas encomendadas por la jefatura nacional, siempre atendiendo las demandas del pueblo, a quienes a su vez les brindan seguridad, tranquilidad y armonía.

“En estos días que se han distribuido juguetes en todo el país, que orgullo el que sentimos cuando vemos los rostros y las sonrisas de los niños en las comunidades originarias, en los pueblos de nuestra Costa Caribe Norte y Sur, Mayagnas, miskitos, ver los rostros de esos niños iluminados como el sol que no declina, iluminados de alegría. Como nos sentimos orgullosos, como nos sentimos de orgullosos de nuestra Policía Nacional, que resguarda todo ese traslado de los juguetes”, dijo.

A su vez expresó que el pueblo jamás olvidará la insensibilidad con la que fue tratado por el odio y la destrucción, ocasionando la muerte de más de veinte hermanos y hermanas policías que lo único que hacían era defender la seguridad de las familias.

“Nos sentimos orgullosos por los héroes de la paz y el amor, esos hermanos que fueron masacrados este año, el pueblo jamás va a olvidar, perdonar es un deber de cristianos, pero olvidar jamás, no vamos a olvidar jamás esos crímenes de odio, no vamos a olvidar quiénes cometieron esos crímenes de odio, quienes financiaron, quienes patrocinaron, se organizaron para que aquí se dieran esas semanas de tinieblas, de criminalidad, de falta de amor cristiano y promoción de todos los pecados capitales y de todos los vicios”, manifestó.

“Desgraciadamente en nuestro país a lo largo de la historia hemos conocido nombres y apellidos que se repiten en el afán de traicionar a la patria o que han sabido vender la patria, y eso ni siquiera se puede concebir como un saber,que han vendido a la patria, nombres y apellidos que se repiten en la historia, este año conocimos la ferocidad de esas ambiciones, de esas traiciones a la patria y las hemos combatido con amor, porque todos estos hermanos caídos dieron su vida por amor, honor a todos ellos, consuelo y alivio a la familia de cada uno de ellos”, expresó.

La compañera Rosario dijo que las lágrimas de los familiares de los policías caídos son como diamantes en nuestra bandera.

"Sentía el dolor de cada uno de ellos, la ausencia que se siente más en estos días de navidad".

Destacó que, en esta Nicaragua de amor cristiano, el odio no tiene cabida al igual que la traición. Y con el amor de Dios el pueblo logrará seguir en bienestar, prosperidad a través de las prácticas de la unidad.

“Los Judas no conviven con el pueblo, las familias y comunidades que creen en Jesús y que practican las enseñanzas de Jesús, por eso podemos asegurar, llenos de dolor todavía, de verdad que uno se conmueve todavía al recordar todo lo que vivimos este año y que nos fortaleció y nos hizo como decíamos acero puro, acero decía Darío el acero de las batallas y el olivo de la paz, todos esos ingredientes los tenemos dentro del alma nicaragüense, somos guerreros de la paz y del amor y estamos hechos de acero para batallar por la paz y el amor”, señaló.

“Vamos a fortalecer la paz y la seguridad todos los días, aquí los traidores a la patria no tienen cabida y no, no pueden pasar, ese es un compromiso con la patria, esta patria libre que queremos unida, cristiana, socialista y solidaria, esta patria que conoció once años de bienestar, tranquilidad y desarrollo, esta patria que seguirá conociendo bienestar, tranquilidad, seguridad y desarrollo porque como personas y familias de fe sabemos que Dios asegura para nuestro país amor cristiano, trabajo, paz, seguridad y prosperidad”, subrayó.

Señaló que en estos tiempos nos sentimos más orgullosos, más dignos y más llenos de dignidad nacional.

"Nicaragua seguirá siendo libre, amorosa, seguirá potenciando las capacidades de sobre todo los que han sido vulnerados o excluídos a lo largo de la historia y Nicaragua seguirá siendo libre porque la amamos  y todos los que la amamos estamos comprometidos con su libertad, su paz y el cariño entre todos, cultivando no solo una cultura de encuentro, reconciliación y paz sino prácticas como las que hemos tenido, como las que conocemos y las que sabemos desarrollar, prácticas, cristianas, solidarias, prácticas de reconciliación; prácticas que nos lleven a garantizar que como hermanos, como familia nicaragüense vamos adelante".

A los familiares de los policías envió todo el reconocimiento y el respeto.