Por los delitos de lesiones graves y exposición de personas al peligro; jueza le niega arresto domiciliar y ordena la prisión preventiva; la audiencia inicial quedó programada para el 10 de enero de 2019.

El Ministerio Público acusó este 13 de diciembre a la ciudadana rusa Elis Gonn por los delitos de lesiones graves y exposición de personas al peligro, en perjuicio del sacerdote Mario de Jesús Guevara Calero y de José Roberto Pineda Bravo, ambos nicaragüenses agredidos por la extranjera con ácido sulfúrico el cinco de diciembre en la Catedral de Managua.

En la Audiencia Preliminar celebrada a las nueve de la mañana en el Juzgado Sexto de Distrito Penal de Audiencia de Managua, se garantizó el derecho a la defensa de Gonn, quien estará representada por Defensoría Pública licenciada Sara Luisa Rodríguez, después que la acusada no nombrara a un abogado privado.

La acusación es clara y circunstanciada. De igual manera se han presentado elementos de convicción suficientes, como testimoniales de ambas víctimas y de otros feligreses que estaban en ese momento en la catedral de Managua”, argumentó la representante del Ministerio Público, al tiempo que solicitó la prisión preventiva por la gravedad del delito y por la falta de arraigo de la acusada.

La defensora pública solicitó la medida alterna de arresto domiciliar para la acusada --quien tiene una niña menor de edad-- y una evaluación psicológica a la extranjera. “Atendiendo el interés superior del niño establecido en el Código de la Niñez y la Adolescencia, solicitamos la oportunidad para que mi defendida enfrente el proceso con estas medidas alternas y continúe con el cuido de su hija”, solicitó la licenciada Rodríguez.

Luego de la intervención de las partes, el judicial admitió la acusación, impuso la medida de prisión preventiva, ordenó un oficio al Instituto de Medicina Legal para la valoración psicológica de la acusada y programó la Audiencia Inicial para el 10 de Enero del 2019.

Declaro admitida la acusación y partiendo de las circunstancias, de la peligrosidad y del daño producido por la acusada, según la tesis de la acusación fiscal, se impone la medida de prisión preventiva ya que en caso de imponerse una medida distinta, la procesada podría no someterse a la tramitación de la presente causa”, afirmó el judicial.

La acusación fiscal establece que la ciudadana de la Federación de Rusia compró aproximadamente a las 2:30 de la tarde del cinco de diciembre en “Químicos Cortez”, un litro de ácido sulfúrico contenido en una botella de plástico, la cual indicaba las advertencias de uso y precaución del producto.

Un vendedor del negocio, ubicado en la cercanía del Ministerio de Gobernación, advirtió a Gonn de la peligrosidad de la sustancia química. De inmediato la acusada se dirigió a la Catedral Metropolitana de Managua, llegando a las 3:30 pm y una vez allí solicitó confesarse con el sacerdote.

Al concluir la confesión en una de las bancas del templo, Mario de Jesús Guevara Calero y José Roberto Pineda Bravo (quien también había solicitado confesarse) se dirigían al confesionario de la catedral, quedando de espaldas a la victimaria, quien sacó de su bolso el producto químico lanzándolo a las víctimas, ocasionándoles quemaduras de primera y segundo grado.