La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, pidió este 12 de diciembre a la Santísima Virgen de Guadalupe, la Morenita del Tepeyac, que interceda ante su hijo Jesucristo, para que en Nicaragua siga reinando la Paz.

La compañera Rosario Murillo, resaltó las celebraciones que, durante toda la madrugada y el resto del día de este 12 de diciembre, se realizaron en el país en honor a la Virgen de Guadalupe y recordó las bellas palabras que la santísima madre de Dios le dijo a Juan Diego, en el cerro del Tepeyac, cuando se le apareció.

La vicemandataria valoró que todos los días son no solo buenos “sino excelentes para dar gracias a Dios por todos sus dones y este día 12 de diciembre para pedirle a nuestra Madre la Santísima Virgen de Guadalupe que interceda ante su hijo para que en Nicaragua siga reinando la Paz, se fortalezca la seguridad, la capacidad de convivir armoniosamente, los valores de familia, nuestra cultura tradicional, nuestra cultura local, nuestra capacidad de convivir en armonía, con fe y esperanza en la comunidad”.

“Nos encomendamos a Dios nuestro Señor y a nuestra Madre María en la advocación de la Santísima Virgen de Guadalupe. Cuántos milagros hemos conocido de la Virgen María, milagros que han representado transformaciones sustantivas en la vida de tantas personas, cuántos milagros porque cuando uno la llama ella acude en distintas formas (…) uno siente su presencia, siente esa presencia cercana, inmediata, de madre protectora, de madre que está allí incondicionalmente llena de amor para uno, para la familia y para las familias en nuestra Nicaragua”, agregó.

Destacó que en el país se desarrollaron procesiones en Managua, Nueva Segovia, Madriz y en León.

Y dijo que la fiesta de la Virgen de Guadalupe “la estamos celebrando con más devoción, más cariño, más dedicación, más sentido que nunca, precisamente porque sabemos que ella es la reina de la paz, que protege esta paz que hemos venido alcanzando en nuestra Nicaragua”.

“Este año vivimos tiempos muy duros, tiempos en los que los crímenes de odio inexplicablemente se ensañaron en tantos nicaragüenses, por eso hoy este diciembre nosotros estamos celebrando en grande el milagro de la paz que nos ha concedido nuestro señor, nos ha concedido nuestro señor Jesucristo y que nos han concedido las distintas advocaciones de nuestra madre María Santísima”, aseguró la vicepresidenta.

“Y de eso hablaba ayer el Comandante Daniel, lo importante que es la paz, la seguridad, para trabajar juntos llenos de confianza y esperanza, para trabajar juntos recorriendo caminos de mejoría en nuestras vidas, caminos de prosperidad, caminos de progreso, caminos de alegría, sin olvidar nunca que todo eso lo hace posible Dios nuestro Señor, la mano de Dios”, afirmó.