En un ambiente de tradición, colorido y religiosidad, el Puerto Salvador Allende realizó este sábado, la décima edición de la Purísima Acuática, reafirmando la paz y tranquilidad, que vive Nicaragua durante las festividades marianas.

El grito de “¿Quién Causa Tanta Alegría? ¡La Concepción de María! ¡Reina de la Paz!”, estuvo presidido por el padre Antonio Castro, párroco de la Iglesia La Merced; Monseñor Eddy Montenegro; la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda; y Denis Hurtado, gerente general de la EPN.

Desde el puerto y en medio de una brisa de bendición, el padre Antonio Castro, resaltó que María es causa de nuestra alegría.

“Cuando hay paz, hay alegría; cuando hay trabajo, hay paz; cuando hay armonía, salud y bienestar, hay paz; es por eso por lo que le pedimos a la virgen paz, reconciliación, unidad y armonía y que digamos: ¡No al odio, no a la revancha y no al resentimiento!”, dijo el párroco.

Denis Hurtado, gerente general de EPN, señaló que esta celebración, se realiza en medio de la lluvia, como una bendición para Nicaragua.

“Esta es una tradición, que el gobierno del presidente Daniel Ortega, cultiva en los nicaragüenses, como una manera de identificarnos, como parte de esa cultura y de esas tradiciones religiosas”, valoró.

Por su parte, Monseñor Eddy Montenegro, expresó que estas actividades que se realizan en este lugar de esparcimiento también contribuyen a la paz y se constituye la paz en la mente y corazón de los hombres.

“En este día de la Inmaculada Concepción de María, le pedimos a la virgen que bendiga a Nicaragua y sobre todo que en este cielo se derrame la bendición del Señor, para que todos seamos constructores de paz, desde el amor que debemos de tener”.

La alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, pidió al creador y a la madre santísima, para que siga fortaleciendo la paz, entre nosotros.

“Debemos agradecer a Dios que nos permite participar de estas celebraciones, pidiendo a la virgen que interceda, para que sigamos viéndonos como hermanos que somos”, indicó la alcaldesa.

Una vez que se dieron las palabras de bienvenida, las familias acompañaron el recorrido en la embarcación el Momotombito, que surcó las aguas del lago Xolotlán, venerando, cantando y rezando a la Inmaculada Concepción de María.

Los fieles devotos, también llegaron hasta este espacio, para cantarle a la virgen y recibir la tradicional gorra que entrega la EPN, además de saborear un riquísimo ayote en miel.

 epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

epn

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN

EPN