La Compañera Rosario Murillo Vicepresidenta de Nicaragua destacó que nuestro país va caminando, siempre de la mano de Dios, “esta Nicaragua que vive su fe, su esperanza, porque la vivimos todos, esta Nicaragua que sabe escuchar la palabra de Dios y que da gracias a Dios todos los días por la vida por la paz, por la recuperación de la paz, de la capacidad de convivir armoniosamente”, subrayó.

Agregó que las familias nicaragüenses han venido paso a paso desterrando la maldad, la perversidad, los intentos diabólicos que sembraron terror en Nicaragua, “que quisieron llenarnos de odio, pero aquí reina Jesús por Siempre y reina el amor".

La Compañera Rosario hizo lectura del Salmo 75:

Gracias te damos, oh Dios, gracias te damos,
Pues cercano está tu nombre;
Los hombres, las mujeres contamos tus maravillas.
Al tiempo que señalaré
Yo juzgaré rectamente.
Se arruinaban la tierra y sus moradores;
Dios sostenía sus columnas.
Dios dijo a los insensatos: No se lleven de vanidad;
Y a los impíos: No os enorgullezcáis;
No hagan alarde de su poder;
No hablen con cerviz erguida.
Porque ni de oriente ni de occidente,
Ni del desierto viene el enaltecimiento.
Mas Dios es el juez;
A aquél humilla, y a aquél enaltece.
El cáliz está en la mano de Jehová, y el vino está fermentado,
Lleno de mistura; y él derrama del mismo;
Hasta el fondo lo apurarán, y lo beberán todos los impíos de la tierra.
Yo siempre anunciaré
Y cantaré alabanzas al Dios de Jacob.
Dios dice que quebrantaré todo el poderío de los pecadores,
Pero el poder del justo será exaltado.

Luego de la lectura bíblica destacó que Nicaragua es un pueblo de justicia, “un pueblo de familia que vivimos la fe, las tradiciones de nuestra fe todos los días”.

Hizo énfasis en que Nicaragua es un pueblo de paz: “Somos un pueblo de la paz y queremos vivir con respeto, con cariño, queremos vivir trabajando honradamente y generando mejorías en la vida de nuestras familias y nuestras comunidades”, dijo.

También calificó al pueblo nicaragüense como un pueblo de cariño, de entendimiento, “un pueblo de alianzas entre familias y comunidades. La palabra alianza es una hermosa palabra. Su significado es trascendente. Nos unimos, nos aliamos para convivir con justicia, con paz. Para trabajar conviviendo en ese sentido transcendente de familia, de comunidad. Para trabajar todo el tiempo pensando en la familia, pensando que debemos ir generando mejores condicione para todas las familias, desde el estado, con políticas concretas que ayuden a la familia para el desarrollo del país. Y desde cada una de las familias garantizar nuestro derecho a ser el elemento natural y fundamental de la ciudad, la familia, mujeres y hombres, niños y niñas. Familias como las conocemos, como las queremos en nuestra Nicaragua, familias que promueven la vida, que respetan la vida, y la vida se desarrolle en nuestro país cada vez más animados y alentados por la palabra de Dios”.

Añadió que somos su pueblo que avanza por sendas de reconciliación por una cultura de paz que se promueve y que se continuará promoviendo en todo el país.

Dijo que se seguirá capacitando para seguir desatando todos los procesos contenidos en esa cultura de paz, de reconciliación, “una política de estado para garantizar que vamos reanimándonos, que vamos restaurándonos y que lo hacemos en alabanza a Dios”.

Explicó que “cuando decimos restaurándonos, reanimándonos es porque sabemos, porque creemos que esa oscuridad que se instaló en nuestro país, esa tiniebla, esos terribles y tenebrosos días ya pasaron. Porque juntos con amor pudimos conjurar el mal y continuar sembrando el bien para el bien para seguir luchando contra la pobreza. Y para continuar en bienaventuranza luchando contra la pobreza y generando, tranquilidad, felicidad, alegría en las comunidades de nuestra Nicaragua”.

Los nicaragüenses queremos vivir en paz permanente

Finalmente, dijo que los nicaragüenses no solo queremos una Navidad en paz, queremos vivir en paz, de manera permanente, y de la mano de Dios lo vamos logrando.

“Vamos alcanzando esa sintonía con los designios, con el plan de Dios para Nicaragua, trabajo, paz, bendición, prosperidad y victoria. Así vamos paso a paso, restaurándonos, recuperándonos y pidiéndole a Dios, así como le damos gracias todos los días por la vida, por la seguridad, por la paz restaurada, por el buen corazón y por haber extinguidos las tinieblas diabólicas, así también clamamos para que cada día sea mejor”, afirmó.

Anunció que ya están preparados los planes del primer trimestre del año, pero que se están actualizando y validando porque hay experiencias que han sido exitosas y sumamente valiosas, “que la gente no nos pide replicar, sino darle continuidad, como todos los negocios digitales, las capacitaciones tecnológicas, todo lo que es bueno, lo que seguiremos haciendo de la mano de Dios, garantizando el bien común, garantizando el derecho de todos y de los más vulnerables en particular, para ir avanzando y prosperando, garantizando el derecho de las familias a vivir como familias de acuerdo a nuestra cultura, a nuestros valores, a nuestra manera de ser, garantizando el derecho de todos a ejercitar, desarrollar todo lo relacionado con nuestra fe, nuestras creencias, nuestros cultos, nuestras tradiciones”.

Exhortó al pueblo nicaragüense a estar cada vez más unidos, “a estar cada vez más llenos de fe y llenos de Dios, a esta cada vez más llenos de amor, y desde la fortaleza infinita del amor, de la fe y de la esperanza mantener este buen punto que llevamos con un gobierno Cristiano, Socialista y Solidario que respalda todos los caminos para luchar contra la pobreza, y desde el esfuerzo honrado, cotidiano, inmenso de las familias nicaragüenses que tenemos confianza en Dios y que sabemos que Nicaragua va adelante, en paz, trabajo y sendas de prosperidad”.

“Nuestro comandante Daniel abraza a todas las familias con la certeza de que juntos estamos escribiendo nuevas páginas de nuevas historias, los nuevos capítulos de una historia de dignidad, de heroísmo, la historia de victorias, de triunfos del pueblo nicaragüense, gracias compañeros compañeras. Adelante es nuestro el porvenir”, finalizó la Compañera Rosario Murillo.