“Cuando yo inicié a trabajar en Enatrel, a mí me dieron la oportunidad de formar parte del Programa ‘Yo, Sí Puedo’ y enseñar a otras personas que no sabían leer ni escribir, y vi que esta era una gran oportunidad para mí. Y me pregunté: ¿Por qué, si estas personas que no saben leer, ni escribir están motivadas y son personas más adultas que yo, no puedo hacerlo también? Eso me motivó a salir adelante”, relató la compañera Johanna Patricia Silva.

A raíz de eso Johanna, a través del “Yo, Sí Puedo” terminó el Cuarto y Quinto Año y luego la carrera técnica de Asistente Administrativa. Actualmente se desempeña como conserje y cursa en una universidad el primer año en Contabilidad Financiera y Auditoría.

Cuenta que tenía más de 13 años de no estudiar porque se dedicó a cuidar de sus hijos al ser madre soltera, pero al retomar el lápiz y el cuaderno, Johanna no ha perdido la oportunidad de poder irse formando y hoy, es un vivo ejemplo del legado del líder de la revolución cubana Comandante Fidel Castro, quien siempre tuvo como prioridad la educación en su país y con su modelo educativo ha traspasado las fronteras.

A dos años de haber dejado este plano terrenal, su legado continúa y en Nicaragua lo vemos en el aspecto de la educación con el método “Yo, Sí Puedo” y la promoción de la enseñanza gratuita.

A través de la campaña “De Martí a Fidel” que impulsa el Buen Gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, por medio del Ministerio de Educación (Mined), se ha logrado promover la enseñanza con los métodos de alfabetización “Yo, Sí Puedo” y “Yo, Sí Puedo Seguir”, y en 2009 llevó a Nicaragua a obtener el reconocimiento de parte de la Unesco con el 3.3%, de ser un territorio libre de analfabetismo, al alfabetizar más de medio millón de nicaragüenses.

La profesora Doreyda Obando, subdirectora del Instituto República de Cuba, indicó que estos programas son inspirados por el Comandante Fidel, “y nosotros podemos decir muy orgullosamente de que estrechamos un vínculo, porque también nuestro Comandante Carlos Fonseca era su aspiración, cuando él dio la frase: y también enséñenles a leer”.

Una revolución educativa

“El Comandante en Jefe Fidel Castro es un hermano eterno de Nicaragua y su ejemplo de terquedad, solidaridad y amistad con nuestro pueblo llevó a construir una hermandad indestructible entre los pueblos”, dijo Omar Cortedano, responsable de Educación de Adultos en el Mined.

“Hay que recalcar que el Comandante Fidel nos decía, a como lo decía Martí, ’un pueblo educado es un pueblo libre’ (frase del filósofo alemán Kant) y él lo llevó a patentizar en las acciones concretas, en las acciones de hacer la revolución educativa y preparar a la gente para seguir transformando esta sociedad en un proceso de cristianismo, socialismo y solidaridad”, apuntó.

Asimismo, resaltó que otro de los aspectos importantes es el proceso de formación de maestros que se forjaron en los años ochenta y en la segunda etapa de la Revolución, vinieron compañero pedagogos cubanos a acompañar la alfabetización.

Esto es un legado, que debemos de seguir fomentando todos los nicaragüenses y ellos (los alfabetizados) aprovechar todas estas oportunidades, gracias a estos enlaces que hemos tenido de Cuba con Nicaragua y continuar el aprovechamiento de ello”, manifestó la profesora Erika Calero.

Destacó que los lazos con el pueblo cubano han sido excelentes y las capacitaciones a los docentes en nuevas metodologías les ayuda grandemente.

“Como maestro de educación primaria he trabajado en los niveles bajos, Primer Grado, y la metodología que se está utilizando es una metodología cubana, la cual hoy en día ha tenido como resultados cero aplazados, porque es una metodología activa, participativa, con más dinamismo y se trata que el niño aprenda jugando y que se sienta en familia y confianza”, dijo el profesor Henry Jarquín, quien también imparte el Tercer Nivel de la Educación de Adultos en el Instituto República de Cuba.

Enseñar da placer y gozo

María Adilia Najarro, compartió su experiencia como maestra alfabetizadora y se refiere al Comandante Fidel como un líder que inspiró amor y que nada es fácil en la vida, y a la vez empezar con la alfabetización y el “Yo Sí Puedo”, lo cual fue una necesidad que Nicaragua tenía por los altos índices de analfabetismo.

Mencionó que lleva aproximadamente 18 años alfabetizando y actualmente imparte el pan del saber a 23 personas de Tercer Nivel (Quinto y Sexto Grado) en los territorios, “y te voy a decir, se siente un placer, se siente un gozo”, indicó.

“La Adilia Najarro lo hace por amor a mi proceso revolucionario, sin fanatismo. Me costó, lo siento, lo llevo en mi piel, ya mis hijos están mayores, de hecho, yo siempre a la par de mis hijos he realizado este programa. La Adilia que soy se lo debo a este programa, aprendí a ser mejor persona. Yo he crecido con esto”, aseveró Najarro.

Asimismo, destacó que lo bueno es que, a estos egresados de la primaria, se les da una continuidad y a través del Inatec se les ofrece carreras técnicas o bien estudian el bachillerato a distancia e incluso la universidad.

Compartió que se ha encontrado con exalumnos que la saludan y ahora son profesionales que salieron de estos programas, “es tremendo, ha habido tantos, y eso me llena, me siento gozosa”, afirmó.

 

yOPUEDO1

Educación del pueblo es fundamental

El compañero Salvador Mansell, presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), expresó que el Comandante Fidel sigue siempre presente en las familias nicaragüenses con el “Yo, Sí Puedo” y que ha llevado beneficios a más de cien países, equivalente a más de 10 millones de hermanos y hermanas a nivel mundial que han sido protagonistas del mismo.

Nicaragua es uno de esos países que han sido declarados libres del analfabetismo, “producto de ese gran programa, uno de tantos que ha impulsado el pueblo cubano, al frente del recordado hermano y compañero Fidel Castro”.

“Recordemos que no hay desarrollo de un país, sino se promueve la educación de su pueblo. Es fundamental educar al pueblo, a los hermanos y hermanas, a las familias, para poder tener un país que prospere, y eso eran los consejos que daba constantemente el Comandante Fidel Castro”, señaló Mansell.

En ese sentido, dijo que se ha implementado en la institución el “Yo, Sí Puedo”, ya que había compañeros que no sabían leer ni escribir, empezando con 13 compañeros y compañera. Luego se apoyó con la primaria a unos 27 e impulsó a sacar una carrera técnica y llegar hasta la universidad a más de 100 servidores públicos, una de ellos es la compañera Johanna Silva que compartió su experiencia como protagonista, así como Liseth Castillo, que también recibió enseñanza con este método.

yOPUEDO1

Mansell hizo mención del intercambio con técnicos cubanos desde el 2007 capacitando a técnicos, ingenieros y especialistas, fortaleciendo la educación técnica del personal de Enatrel que se traduce en resultados eficientes de llevar la energía a nivel nacional. Ello también ha permitido poder capacitar a las familias en el uso eficiente de la energía.

“Y eso solo es posible de haberlo hecho en corto tiempo, educando a nuestro personal técnico, a nuestro pueblo para el servicio de todos los nicaragüenses”, subrayó el Presidente Ejecutivo de Enatrel.

Se continúa transformando vidas

El Responsable de Educación de Adultos del Mined, agregó que Nicaragua como un compromiso del Frente Sandinista de Liberación Nacional desde su programa histórico la revolución cultural que incluye la alfabetización, se inició en la guerrilla sandinista desde 1969, continúa en el primer periodo de la Revolución de 1980 con la campaña nacional de alfabetización “Héroes y mártires por la liberación”.

Y posteriormente sigue con el método “Yo, Sí Puedo” a través de las alcaldías sandinistas y al retomar la segunda etapa de la Revolución se impulsa la campaña nacional “De Martí a Fidel” y “en este momento seguimos alfabetizando, pero seguimos profundizando la transformación de la educación de jóvenes y adultos con la continuidad educativa que tiene que ver con primaria, secundaria y la orientación al trabajo y la productividad”, acotó Cortedano.

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1

yOPUEDO1