La Comunidad Eclesial de Base San Pablo Apóstol de la Colonia 14 de Septiembre, a través de una declaratoria, hace formal denuncia y su total rechazo sobre el actuar del obispo auxiliar Silvio Báez, al continuar usando los templos católicos para manipular con sus homilías y no como templos de oración y alabanza

Tomás Valdez, miembro de la Comunidad San Pablo, leyó la declaratoria en la cual se plasma la inconformidad e inquietud esperando que sea del conocimiento de la población, principalmente a los cristianos católicos.

Señalan que Báez continúa realizando campañas políticas, confirmando su liderazgo de los grupos minoritarios, ya que su único propósito es pretender quitar el poder al Presidente y Vicepresidenta constitucional Comandante Daniel Ortega y Compañera Rosario Murillo, lo que causaría serios problemas al pueblo pobre, el que contradictoriamente la Iglesia Católica dice defender.

En el documento refieren lo sucedido en la Catedral de Managua en la homilía este domingo pasado, a donde asistió el nuevo Embajador de Estados Unidos y un grupo de la oposición, haciendo una homilía política más que de una orientación religiosa.

“Nos sentimos consternados que el obispo auxiliar Báez continúe su campaña política-religiosa que lastima la conciencia de los cristianos y cristianas, y observar que el Cardenal Brenes permite su abierta manipulación de una parte del pueblo católico”, dice el documento.

A la vez exhortan a la jerarquía católica a que respalden la solicitud, que esta Comunidad ha hecho al Papa Francisco, del traslado de Báez fuera de Nicaragua, para que no siga liderando los grupos minoritarios golpistas ni sosteniendo encuentros conspirativos, descalificando todo lo que está relacionado con el gobierno y a quien no está con la Alianza Cívica.

“Que cese sus amenazas al Presidente, Comandante Daniel Ortega, que no incite a derrocar al gobierno por la vía de reinstaurar los llamados “tranques de la muerte”, mismos a los que ha llamado “extraordinarios”, ni siga quebrantando la orientación del Papa Francisco de “Tolerancia Cero”, ya que él ha dicho que se deben admitir a todos los opositores al gobierno, aunque sean estos abortistas, homosexuales y/o traficantes”, se lee en la Declaratoria.

Asimismo, le dicen a Báez que sí creen en el Apocalipsis algún día vendrá y será la caída del imperio y sus sacerdotes, aunque serán días de angustia y desolación para todos sus seguidores, para los pueblos oprimidos será una inmensa alegría porque se verán libres del imperio opresor y de sus lacayos.

“Ese día lo esperamos llenos de esperanza y de confianza en que se dará cumplimento a la palabra de nuestro Señor Jesucristo, y entonces, ya no habrá más lloro ni muerte y la felicidad para los pobres y oprimidos será para siempre, ese día lo buscarán los que hacen maldad y el Señor les dirá, no te conozco, apártate de mí instrumento de maldad”, refiere el documento.

santiago

Igualmente, en la Declaratoria, rechazan el hecho que la jerarquía católica y los religiosos que los apoyan sigan facilitando las instalaciones de la Catedral de Managua y demás templos católicos, para actividades eminentemente políticas, disfrazadas de religiosas, demostrando que la Iglesia Católica está seriamente comprometida con una ideología que solo defiende intereses del clero, para influir en los asuntos políticos de la sociedad.

La Comunidad San Pablo Apóstol dijo que hará llegar este documento a todos los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Valdez también indicó que en los próximos tres días estarán entregando a la Nunciatura la tercera fase de recolección de firmas de 93,059, para apoyar la carta que se envió hace más de dos semanas al Papa Francisco, con lo cual sumarían 584,635 firmas.


Con esta cantidad de firmas seguimos demostrando al Cardenal, Báez y a los demás jerarcas de la Iglesia Católica que no somos un pequeño grupo de cristianos católicos, que tenemos el respaldo de una inmensa mayoría, que, con esta cantidad de firmas de 93,059, nos acercamos a 600 mil firmas”, apuntó.

A continuación el texto de la declaratoria:

CARTA1

CARTA1

CARTA1