Tras más de 20 días de mantener una trayectoria irregular en el océano Atlántico, el huracán Leslie llegó a la península ibérica en forma de potente tormenta postropical. Para la medianoche de este domingo (UTC), el ciclón había hecho su llegada al territorio portugués.

Pese a haber perdido el rango de huracán de categoría 1, Leslie entró unos 200 kilómetros al norte de Lisboa convertida en la peor tempestad que ha azotado Portugal desde 1842.

En su entrada a la costa lusa se registraron algunas ráfagas que todavía superaban los 176 kilómetros por hora, informa EFE.

Según trascendió, Leslie provocó en ese país la caída de árboles, postes de electricidad y otros daños durante el día.

La tormenta ha dejado al menos 27 heridos, 61 evacuados y unas 325.000 personas sin corriente eléctrica antes de comenzar a golpear a España desde el oeste.

En el territorio español se reportaron vientos superiores a los 100 kilómetros por hora, cuyas repercusiones se percibieron particularmente en la comunidad autónoma de Castilla y León.

En esa región fueron emitidas decenas de alertas en carreteras por obstáculos en la calzada, entre ellos ramas y árboles.

La tormenta prosiguió su trayectoria hacia el noreste del territorio español, zona sobre la que se encuentra actualmente.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de España pronostica 50 milímetros de precipitaciones por hora, vientos muy fuertes y olas de tres metros en la costa mediterránea para las próximas horas.

Este lunes al menos 17 personas han resultado heridas —entre ellas, cinco de gravedad— en Cataluña (España) como consecuencia de las fuertes lluvias y vientos ocasionados por la tormenta Leslie. Asimismo, además de varios ríos desbordados, alrededor de 14.000 hogares se han quedado sin luz de manera temporal.