El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE), José Luis Villavicencio, que participó como acompañante internacional de los comicios presidenciales en Venezuela, afirmó que la actitud de rechazo a los resultados por parte de la derecha “es política” y que persigue el objetivo de desprestigiar al ente electoral venezolano.

Los resultados presentados por el CNE de Venezuela dan ganador al candidato de la Revolución Bolivariana, compañero Nicolás Maduro, quien obtuvo el voto de más del 50 por ciento de la población.

Villavicencio estuvo por varios días en suelo venezolano en representación del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua y pudo constatar que el sistema y proceso de elección de esa nación, es uno de los mejores en el mundo porque tiene muchas características técnicas, que no permiten ser vulnerados y por ende cambiar la voluntad del pueblo.

El magistrado electoral enseñó una muestra de la boleta electoral impresa, mismas que son resguardadas celosamente por las autoridades venezolanas y que son utilizadas en caso que el sistema tecnológico falle, cosa que no ha ocurrido en los últimos 18 procesos realizados en esa nación.

Detalló que el sistema es automatizado y no manual, a como ocurre en otros procesos del mundo, característica que también permite confiabilidad y transparencia.

“Todo el proceso es computarizado y eso es un logro bárbaro (excelente) que se ha logrado establecer en todo el país, eso es una primer cosa. El voto venezolano es parecido al de nosotros, es un voto domiciliar, la gente vota en el domicilio más cercano que tiene y vota con una cedula”.

Explicó que el proceso consta de un buscador de huella que permite reconocer al votante y en caso que sea otra persona, simplemente es rechazado. Otra característica que fortalece al proceso, es que después el ciudadano pasa al recinto secreto donde otra computadora muestra la boleta electrónica y el votante marca la opción y la maquina imprime un volante que posteriormente es depositado en la urna electoral.

Agregó que todas las maquinas en los casi 40 mil centros de votación funcionaron a la perfección, algo que fue verificado por los fiscales y testigos de cada partido, que aprobaron las pruebas que se hicieron al sistema incluso dos días antes.

También resaltó que la ley electoral establece un proceso de auditoría al 54 por ciento del total de las urnas electorales que se escogen de forma aleatoria, proceso que se llevó a cabo y arrojó los mismos resultados dados por las maquinas y que fueron certificados por los rectores del CNE.

Indicó que cuando finaliza el escrutinio en cada centro de votación, inmediatamente desde las mismas maquinas se transfieren los datos desde el lugar al Centro Nacional de Cómputos y eso se repite en todo el país de forma simultanea.

“Si el candidato que perdió está pidiendo que se haga un recuento de las mesas electorales, ya se hizo el 54 por ciento del recuento y con ese porcentaje da el mismo resultado, ahí no hay cambio para nada, ahí la tendencia está marcada es irreversible”, dijo Villavicencio, que destacó que en todo este proceso estuvieron presentes ingenieros informáticos del candidato perdedor.

Agregó que Henrique Capriles contó con un gigantesco apoyo de fiscales y técnicos en informática que saben perfectamente y le hicieron saber a su candidato que los resultados son irreversibles.

“El candidato que perdió sabe, está consciente que perdió, ahí no hay vuelta de hoja, pero que es lo que está ocurriendo, es que no quiere reconocer el resultado, pero porque, porque hay una posición política, hay una posición política de este sector para desprestigiar a un sistema electoral, que ha sido uno de los sistemas más modernos del mundo y con mayor eficiencia demostrada en el mundo”.

Aplaudió al Consejo Nacional Electoral de Venezuela porque en un tiempo record de 30 días, organizó un proceso en el que tienen derecho a votar cerca de los 19 millones de habitantes, de un total de 24 millones de venezolanos.

Estas elecciones venezolanas fueron acompañadas por centenares de observadores o acompañantes electorales que han certificado la transparencia de los resultados, concluyó Villavicencio.