El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra y la vicepresidenta compañera Rosario Murillo, celebraron con el pueblo nicaragüense la santificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, que tendrá lugar en el Vaticano en las próximas horas.

En el acto, que se realizó después de una caminata dedicada al mártir salvadoreño, estuvo presente el embajador de El Salvador Carlos Ascencio y su esposa Vicenta de Ascencio.

“Hemos escuchado las palabras del embajador de la hermana República de El Salvador, hablándonos de la esencia profundamente cristiana, profundamente comprometida con la opción por los pobres de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, beato hoy dentro de pocas horas santo. Y aquí estamos desde Nicaragua diciéndole a Monseñor que sus palabras, que sus ideales los compartimos los nicaragüenses y seguimos luchando por esos principios aquí en Nicaragua. Y nos alegramos y compartimos el orgullo del pueblo salvadoreño que ya está conmemorando y celebrando la santificación, la santidad para Monseñor Romero”, expresó el Presidente Daniel Ortega.

acto

El mandatario envió un caluroso saludo al Presidente de El Salvador, Comandante Salvador Sánchez Cerén, quien se encuentra en Roma para participar en la santificación de Monseñor Romero.

El presidente Daniel recordó el asesinato de Monseñor Romero, como un acontecimiento doloroso.

“Años dolorosos aquellos, tan dolorosos que el 24 de marzo de 1980 lo asesinaron a Monseñor, y lo asesinaron los derechistas, los oligarcas, los proimperialistas. Los asesinos fueron entrenados por los yanquis, armados por los yanquis para asesinar al pueblo salvadoreño y para asesinar a religiosos, dirigentes espirituales como Monseñor Romero que se atrevían a predicar su opción preferencial por los pobres, condenando a los oligarcas y condenando a los intervencionistas, a los que armaban a los asesinos; por eso esa carta que nos recordaba el embajador que le envió monseñor Romero, diciéndoles: no sigan mandando armas, porque con esas armas están matando al pueblo; sin saber él que al poco tiempo, con esas mismas armas lo estarían asesinando a él”, recordó.

El comandante Daniel también recordó que en Nicaragua hace décadas también se cometieron asesinatos de religiosos.

“Aquí en Nicaragua, antes de esa dolorosa pérdida en El Salvador, el 20 de septiembre del año 1972, en plena lucha la guardia somocista, los somocistas que hoy han ensangrentado a Nicaragua, tienen secuestrado a Bismarck y siguen llamando a realizar marchas no por la paz, sino para buscar sangre, eso es lo que quieren sangre, están sedientos de sangre; son somocistas, los mismos somocistas de la misma guardia somocista que asesinaron el 20 de septiembre de 1978 al padre Francisco Luis Espinoza, el padre Chico Luis, el Instituto de Estelí lleva el nombre del padre Luis Espinoza, originario de Jinotega, pero él estaba allá por Estelí y fue asesinado por los somocistas que eran armados y entrenados por los yanquis”, rememoró.

acto

“Y el 11 de diciembre de 1978 otro sacerdote, venido de Asturias, allá de España, el Padre Gaspar García Laviana cae, cae heroicamente frente a las balas asesinas de los somocistas armados por los yanquis, armados por el imperialismo”, añadió.

El presidente Daniel continuó recordando las palabras de Monseñor Romero.

“Y monseñor Romero con su prédica que decía y que dice porque sigue teniendo validez monseñor Romero: Es inconcebible que se diga alguien cristiano y no tome como Cristo una opción preferencial por los pobres. Y claro cuando él decía y hablaba de esa manera, lógicamente eso no le caía bien al imperio, a la oligarquía, a los asesinos. Decía monseñor Romero: Hay que combatir el egoísmo que se esconde en quienes no quieren ceder de lo suyo para que alcance a los demás, hay que volver a encontrar la profunda verdad evangélica que debemos servir a las mayorías. Y las mayorías ¿quiénes son? Los pobres, los campesinos, los trabajadores”, señaló el comandante.

acto

“Les está hablando a los egoístas ahí, a los duros de corazón, que ni corazón tienen, tienen una piedra ahí en lugar del corazón. Que no entienden, que no aceptan que se le entreguen lotes a las familias para que puedan levantar sus viviendas. Quieren toda esa tierra para ellos, quieren acumular tierra, acumular más riquezas. Que no aceptan que hagamos reforma agraria como la hicimos y la seguimos haciendo en esta nueva etapa con otras modalidades, entregándole a los campesinos su parcela de terreno y su título de propiedad, lo estamos haciendo y lo seguiremos haciendo”, sentenció el presidente.

“Y decía monseñor Romero: Espero que este llamado no endurezca aún más el corazón de los oligarcas, sino que los mueva a conversión, ojalá Dios quiera que se pudiesen mover a conversión. Y finalmente unas semanas antes del crimen cuando lo enfrentaban él decía: Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño. Y nosotros agregamos resucitó y ha resucitado en los pueblos de Centroamérica, en los pueblos del mundo”, aseguró el presidente de Nicaragua.

acto

Santificación de Monseñor Romero es una victoria moral para el mundo

El comandante Daniel dijo que en este Octubre Victorioso, la santificación de Monseñor Romero es “una gran victoria espiritual, moral para el hermano pueblo salvadoreño y para los pueblos de Centroamérica y para los pueblos del mundo. Una gran victoria.

También recordó que este mes se conmemoran efemérides que unen a los pueblos salvadoreño y nicaragüense.

“Hemos estado ya recorriendo estos caminos en la lucha por la justicia y por la paz, y lo hicimos en septiembre victorioso y lo estamos haciendo ahora en el octubre victorioso. Hoy 13 de octubre es una fecha que nos recuerda el espíritu aguerrido de nuestro pueblo, que nos recuerda a Zeledón, al General Zeledón enfrentado a los yanquis, aquel 4 de octubre día de su cumpleaños que no se quiso rendir y prefirió entregar la vida por la dignidad de la patria. Hoy 13 de octubre está cumpliendo en ese nuevo plano de vida al que transitó, está cumpliendo 84 años nuestro hermano Schafik Handal, hermano dirigente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de El Salvador, que bien conoció nuestras tierras, que bien conoció Nicaragua, que bien conoció y amó al pueblo nicaragüense”.

El presidente también señaló que “el Papa Francisco estará honrando a un santo que supo identificarse, como Cristo, con los pobres”.

“Cristo nunca anduvo con oligarcas, nunca se rodeó de oligarcas, anduvo con los pobres”, valoró el mandatario.

acto

La Biblia el arma más poderosa

El comandante Daniel se refirió a la celebración del Día de la Biblia que se realizó a nivel nacional.

Dijo que el último domingo de septiembre, “desfilaron por las calles de todo nuestro país, hermanos y hermanas, familias cristianas conmemorando el Día de la Santa Biblia. La Biblia, qué arma más poderosa para la paz, para el amor. La Biblia la tiene el católico, la tiene el sacerdote, la tiene el pastor, la biblia es un arma poderosa, el arma más poderosa que existe y que ha existido sobre el planeta, más poderosa que el arma atómica”.

La Biblia “nos inspira y nos compromete en la lucha por la paz, porque eso es lo que vino a predicar Cristo a la tierra, no vino a promover la violencia, la guerra, no vino a someterse o alabar a los imperios de la época. Vino a traer un mensaje de paz”, aseguró.

“Y aquí estamos hermanos y hermanas nicaragüenses, comprometidos en esta lucha por la paz, aunque siempre estarán al otro lado los que odian la paz, los que no quieren la paz, los que viven arrodillados frente al yanqui mendingándole para que les dé más financiamiento para hacer el mal aquí en Nicaragua, mendingándole al yanqui para que le haga daño al pueblo nicaragüense, y buscando como organizar marchas para bañar de sangre nuestra patria”, lamentó.

“Por eso estas caminatas donde participan miles y miles de hombres y mujeres y de niños cargados por sus padres, por sus madres, por sus abuelos; estas marchas son ejemplo de compromiso con la paz, con la justicia, con la libertad, y por esa razón decidimos dedicarle esta caminata de día de hoy, esta marcha del día de hoy a Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Que viva el Beato y Santo de El Salvador, Oscar Arnulfo Romero. Que viva el pueblo salvadoreño y que viva Nicaragua Bendita y Siempre Libre”, concluyó el presidente Daniel Ortega Saavedra.

acto

Al finalizar la multitudinaria caminata en la Avenida de bolívar a Chávez, que protagonizó el pueblo nicaragüense se realizó un acto presidido por el presidente de la República Comandante Daniel Ortega, la vicepresidenta compañera Rosario, el embajador de El Salvador en nuestro país, compañero Carlos Antonio Ascencio y su esposa Vicenta de Jesús Hernández de Ascencio.

La Vicepresidenta de la República Compañera Rosario Murillo dijo que el pueblo de Nicaragua se reunió este sábado para recordar la vida y el legado de San Romero de América quien será canonizado por el Papa Francisco.

Afirmó que Monseñor Oscar Arnulfo Romero es el Santo de las luchas de los pueblos, “el Santo que hoy nos acompaña en estas batallas que libramos por el triunfo de la paz y el amor, por el triunfo del cariño, por el triunfo de la justicia”.

“Nos sentimos contentos de estar reunidos celebrando la vida, el testimonio de vida, del legado, patrimonio de los pueblos de América de San Romero”, expresó.

acto

La compañera Rosario afirmó que Monseñor Oscar Arnulfo Romero ha resucitado en el corazón de los pueblos, en los que buscan como erradicar la pobreza para asegurar la paz.

“Monseñor Oscar Arnulfo Romero que nos ha acompañado porque ha resucitado y resucita cada día en el corazón combativo de los pueblos, porque aquí no se rinde nadie, porque la victoria es nuestra, los que buscamos el reino de Dios en la Tierra, buscando como erradicar la pobreza, buscar entre todos asegurar el trabajo y paz para avanzar y vivir para prosperar, para vivir bien”, dijo.

De igual manera, envió un saludo fraternal al presidente y pueblo salvadoreño ante la merecida canonización de Monseñor Romero.

“Nuestro saludo, nuestro abrazo fraternal al pueblo salvadoreño de manera particular, ese pueblo de ese país pequeño pero grande de alma que dio la vida a San Romero, a Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Saludamos al Presidente Salvador Sánchez Cerén que está en Roma participando ya de los eventos de canonización, merecida canonización de Monseñor Romero, años esperando nuestros pueblos de que se decretara una santidad que ya le conocíamos, porque dio la vida por su pueblo y dio la vida reclamando justicia para su pueblo”, expresó.

“Años esperando este momento que celebramos y lo celebramos no de manera vacía, sino en el compromiso de seguir recorriendo estos caminos, caminos difíciles pero llenos de victorias, caminos difíciles pero con la esperanza puesta en Dios en todos los triunfos venideros, triunfos de la misma esperanza, de la confianza en Dios y triunfos de la justicia”, concluyó.

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto

acto