Desde la histórica plaza Cuba en Managua, la Juventud Sandinista y la embajada de Cuba, rindieron homenaje al comandante eterno Che Guevara a 51 años de su paso a la inmortalidad.

Con un derroche de poesía y música, Nicaragua y Cuba, reafirmaron que la lealtad del poeta guerrillero a Fidel y a la revolución, debe ser un ejemplo para los pueblos, que deben mantenerse unidos en la lucha contra el imperio.

El coordinador de Juventud Sandinista, Milton Ruiz, destacó que el comandante Che Guevara, es recordado como ese gran hombre altivo, con gran capacidad humanista para marcar los principios de una historia que trasciende a una victoria colectiva.

Desde esta Nicaragua libre, recordamos a Ernesto Che Guevara, como ese principio de la solidaridad latinoamericana, presente en las luchas por las conquistas de la paz, presente en las conquistas por la autodeterminación de nuestros pueblos”, dijo.

Recordó que hablar del Che es hablar de Fidel y Raúl, que renace en jóvenes que aman a la Patria Grande.

Por su parte, el Embajador de Cuba en Nicaragua, Juan Carlos Hernández Padrón, resaltó que un día como hoy, 9 de octubre del año 1967, manos asesinas arrebataron la vida del Guerrillero Heroico, ejemplo colosal que perdura y se multiplica día a día.

Será recordado por su firmeza, compromiso redentor, altruismo, profundidad de sus convicciones, por su estirpe y por su dimensión revolucionaria e internacionalista.

El Che se agiganta en el tiempo

Resaltó que la figura del Che se agiganta en el tiempo, cuando nuevas generaciones, descubren, reconocen y asumen su paradigma de revolucionario.

 “El Che, fue apreciado y distinguido por su sencillez, sinceridad, compañerismo, ternura y temeraria disposición, para hacer siempre lo más difícil, su prestigio como jefe, maestro y artista de la guerra revolucionaria, infatigable en su entrega y su disposición de luchar, hasta vencer y morir, por la libertad de los pueblos”, dijo.

En su mensaje, expresó que El Che nos alertó de que el presente, no podía convertirse en el retorno del pasado y que, para construir el futuro, teníamos que estar siempre unidos.

En una serie de acontecimientos, recordó las palabras del Comandante Che Guevara, entre las que destacó aquella de que: “No se puede confiar en el imperialismo, ni tantito así, nada”.

Hablando del mundo en que vivimos, este está colmado de contradicciones e incertidumbres en una coyuntura caracterizada por crecientes amenazas a la paz, donde predominan intereses de dominación, se atenta contra la supervivencia misma de la especie humana, donde el orden económico es injusto y excluyente; donde el capitalismo neoliberal trata de expandirse y hacer fracasar nuestros proyectos, donde se nos bloquean y levantan muros, en lugar de pueblos”, afirmó.

El embajador de Venezuela, Javier Arrué, dijo que el pueblo bolivariano se une a este clamor de solidaridad, de orgullo patrio y de infinita esperanza, “¡Porque no pudieron, no podrán! Y ¡No pasarán!”

Es una alerta permanente de que el imperio, el mismo que mató a todos ellos, hoy quiere volver a matar a nuestros pueblos y nuestras esperanzas; por eso el testimonio de El Che, esa valentía, dignidad y solidaridad, amor profundo y alegría por vivir haciendo el bien y luchar por la justicia”, dijo.

Además de miembros de Juventud Sandinista, participaron de este homenaje hermanos y hermanas del cuerpo diplomático, miembros de la misión estatal cubana, y cubanos residentes en nuestro país.

Al concluir, el embajador de Cuba, Juan Carlos Hernández recibió de manos del Coordinador Nacional de Juventud Sandinista, Milton Ruiz,  una pintura en homenaje al Comandante Ernesto Che Guevara.