El último informe del Centro de Economía Política de Argentina (CEPA) reveló que durante el mes de agosto se registraron 6233 nuevos despidos y suspensiones en la empresa pública y privada del país.

Según datos del Centro en los ocho meses de 2018, se han registrado 39.027 despidos y cesantías. Esto indica que de enero a agosto hubo un promedio de 4.878 personas expulsadas mensualmente del mercado de trabajo.

El documento indica que de la cifra total 32.838 fueron despedidos ( 4.907 fueron por cierre de empresas o plantas), 720 firmaron retiros voluntarios, 60 fueron renuncias con indemnización, 4.679 sufrieron suspensiones y 800 adelanto de vacaciones.

Al revisar las cifra por sector del total de despedidos en lo que va de año 23.727 pertenecen al empleo privado, mientras que las pérdidas de empleo público estuvieron en el orden de las 15 mil.

Dentro del sector privado, el 47 por ciento de los avisos y suspensiones del mes se dieron en el área industrial. El informe del CEPA destaca que desde la llegada de Mauricio Macri los puestos perdidos en el sector industrial asciende a 82.282 casos.

Los ajustes dentro de la administración pública ha sido otro de los factores de la ola de despidos en Argentina, el documento del Centro observó que del total de desvinculaciones el sector estatal y público recoge el 39 por ciento de los casos.

Para el CEPA las principales razones de la cifra de despidos son las políticas de reducción dentro del Estado y la crisis de la industria argentina debido a que el 91 por ciento de los casos se registraron en ambas áreas.