La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República destacó que este 15 de septiembre en toda Nicaragua nos sentimos afianzados en nuestra condición de pueblo libre, “de pueblo con conciencia de soberanía, de pueblo digno, de pueblo que paso a paso va construyendo su porvenir, nuestro porvenir, un porvenir que Dios decide que sea, decreta que sea, de paz y de cariño, de familia en nuestra Nicaragua".

Agregó que estamos celebrándonos en victorias, “en agradecimiento a Dios nuestro Señor porque nuestro pueblo vive las fiestas de independencia con mucha fe, con mucha esperanza, con mucha confianza en el futuro. Porque nuestro pueblo vive las fiestas de independencia como pueblo devoto, como pueblo cristiano, como pueblo que quiere amor, paz, tranquilidad, seguridad, normalidad en nuestras vidas, que es la que estamos alcanzando también de la mano del señor”.

La Vicepresidenta destacó que son 197 años de la Independencia, “y hemos visto como cada pueblo en Centroamérica celebra según sus circunstancias históricas este día memorable, luchas de independencia y celebración y conmoración de heroísmo independentista en Centroamérica y luego, el avance hacia el bicentenario”.

“Vamos hacia los 200 años de la Independencia, Dios mediante, y entendemos que se han creado ya comisiones especiales a nivel de los organismos regionales”, subrayó.

Informó que Nicaragua tiene que crear su propia comisión también para ir avanzando hacia el bicentenario con toda la esperanza que tenemos, con toda la fe que tenemos, con toda la fuerza espiritual que tenemos, con esta cultura nuestra, una cultura de convivencia. “Y hemos venido afianzando esa capacidad para convivir como hermanos y lo vamos a seguir haciendo”, reiteró.

Agregó que vamos a celebrar el bicentenario de la Independencia habiendo reemprendido los caminos de convivencia armoniosa y de reencuentro en las familias y la comunidad.

“Dios mediante así será, así ha dispuesto nuestro señor que sea, y así vamos avanzando en el camino, de la paz, del encuentro, de la justicia. Porque no hay paz sin justicia. Y reencontrándonos, decíamos, para trabajar juntos, con énfasis especial en el trabajo. El trabajo productivo, las capacidades en alto, el potencial en alto de nuestro país, para que la economía florezca a partir de los esfuerzos de nuestro pueblo que son tantos, esfuerzos que respalda este gobierno de cristianismo, socialismo y solidaridad, esfuerzos que estamos seguros, no solo van desplegándose y crecen, sino que florecen y dan frutos, vemos un futuro luminoso para Nicaragua. Lo vemos, lo sentimos, lo percibimos, el corazón de nuestro pueblo es un corazón bueno, un corazón bueno que alienta el trabajo, que fortalece la paz, trabajo, paz, justicia, trabajo, justicia, paz, reconciliación y ahí vamos, con la fortaleza del espíritu para ir enfrentando todos los desafíos”, reflexionó.

La vicepresidenta destacó los coloridos, lindos y magníficos desfiles donde los jóvenes de todo el país han participado celebrando nuestra independencia, el heroísmo de la batalla da San Jacinto.

“Estos jóvenes, generación del bicentenario, serán artífices, protagonistas y testigos de esa Nicaragua que prosperará, y prosperar quiere decir también crecer en justicia, crecer en capacidad de amor al prójimo”, expresó.

Dijo que prosperar desde el lenguaje cristiano no solo es una función material. “Prosperar es también una labor espiritual y un cultivar y cosechar frutos desde los dones del espíritu: la sabiduría, la paciencia, la prudencia, todos los dones del Espíritu Santo desplegados en nuestra Nicaragua bendita, siempre bendita, siempre libre. Vamos a prosperar y vamos a prosperar materialmente con nuestro trabajo. Tengámoslo seguro, Dios derrama sus bendiciones sobre nuestra Nicaragua bendita, nuestra Nicaragua llena de amor”.

“Aquí se nos dice que el amor de Dios es lo más grande que hay en este mundo. El amor es lo más grande que se puede también hacer en este mundo, de palabra y de obra y la vida no es tan larga como para perder el tiempo en lo que no tiene importancia, y lo más importante en la vida es el amor, y tener la capacidad de amar para entregarnos al trabajo, para entregarnos a cultivar justicia que nos asegure la paz en nuestra Nicaragua”, reflexionó.

La compañera también invitó hoy a estar pendientes de los desfiles patrios que serán transmitidos por televisión. De igual manera, a hacerlo con la pelea del Chocolatito González.

“Convocarnos también a seguir construyendo el porvenir avanzando hacia el bicentenario con toda la fuerza y del espíritu de la raza nicaragüense que sabe de lucha y de honor”, concluyó.