En el Barrio Ducuali, exactamente del Estilo y la Moda, 20 varas al lago, la fritanga más sabrosa y con más amplia clientela continúa atendiendo con normalidad y esmero a sus exigentes comensales.

Su propietario, Carlos Cerna, explica que el negocio, que recoge su nombre gracias al característico pico de gallo (mejor conocido como Chimol en Honduras) que sirven en cada plato. “Como la familia nuestra, parte está en Honduras, le pusimos para así tener una diferencia”, afirma un poco atareado tras atender a una mesa entera de nuevos visitantes.

La especialidad en este lugar son, por supuesto, los asados de res, cerdo y pollo, a precios sumamente accesibles, pero con una calidad que supera con creces las expectativas.

Sin embargo, también se ofrecen tacos, enchiladas, tajadas con queso, tortas de papa. “Nosotros estamos atendiendo desde mayo del 2011, tenemos 7 años. Empezamos con dos mesitas, un todito para no mojarnos porque no existía  techo y poco a poco, con la lucha, todos los días, mantener la calidad, pudimos crecer poco a poco. Ahora tenemos 12 mesas y 10 personas trabajan aquí con nosotros”, explicó.



El hombre, junto a su familia trabajadora y esforzada, comentó, ya más o menos hace un mes,que  el negocio a retomado su rumbo de ajetreo. “Ya la cosa se está componiendo, la gente tiene más confianza de estar en la calle, de venir a comprarnos. Nosotros no dejamos de vender ni un día, nada más que empezábamos más temprano, cerrábamos más temprano, teníamos los portones cerrados por la inseguridad que había, pero ahora ya podes ver que gracias al señor, otra vez está volviendo la clientela”, dijo.

Durante los tiempos de crisis en los que las familias debieron resguardarse en sus viviendas mientras la delincuencia hacía de las suyas en las calles de la capital, sus ventas bajaron hasta 70%. “Fueron dos meses duros, pero no dejamos de trabajar, de vender, no hemos variado los precios, porque realmente los precios de los proveedores no me los han variado mucho. Hubo un problemita con el queso al inicio pero se reguló y no tuve necesidad de aumentar los precios”, afirmó.

Cerna invitó a las familias a que se acerquen con confianza a su negocio y que tengan la seguridad de que todo está normal.