El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció en un discurso televisado que decidió no renovar el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) creada por acuerdo de este país y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2006.

"Hemos notificado al secretario general de la ONU la no renovación del mandato de CICIG y que de inmediato se hiciese la transmisión de capacidades a las entidades correspondientes", dijo Morales.

Según el mandatario, esta decisión es para "fortalecer a las instituciones del Estado" y afirmó que, luego de más de 10 años trabajo, corresponde la transferencia de capacidades de la comisión al Estado, según publica el diario Prensa Libre de ese país.

El mandatario aseguró que el año pasado ya se había notificado a la ONU sobre “preocupaciones que el Estado de Guatemala tenía respecto al actuar irresponsable de la comisión y de muchos de sus integrantes, violando nuestras leyes e induciendo a personas e instituciones a participar en actos de corrupción e impunidad”.

Tomando como base el artículo 183, literal a de la Constitución, Morales afirmó que el presidente tiene la función de hacer cumplir las leyes , lo que incluye el artículo 175 que da soberanía a la Constitución, por lo que corresponde la no renovación de la Cicig.

He sido y seré siempre respetuoso de la ley y del estado de Derecho, nos hemos sujetado a las leyes y hemos dado libertad para que las instituciones realicen libremente su trabajo, a pesar de ese apoyo incondicional e irrestricto a las instituciones hemos visto con tristeza que se ha irrespetado la supremacía constitucional, afirmó.

"El año pasado se hizo ver al secretario de ONU -António Guterres- muchas preocupaciones del Estado de Guatemala respecto del actuar responsable de la comisión y de sus muchos de sus integrantes violando nuestras violando nuestras leyes, induciendo a personas e instituciones a participar en actos de corrupción e impunidad. Estos señalamientos hechos por la vía diplomática conllevaron persecución penal selectiva y con sesgo ideológico evidente, sembrando el terror judicial", subrayó.