Para el próximo lunes a partir de las 10 de la mañana está programada la etapa final del juicio que se sigue a los implicados en el caso del asesinato del periodista de Bluefields Ángel Eduardo Gahona López, quien falleció víctima de proyectiles salidos, según la prueba criminalística de un arma hechiza que dispararon los acusados Brandon Christopher Lovo y Glen Abraham Slate.

Luego de agotada la evacuación de pruebas de cargo de parte del Ministerio Público y las pruebas de descargo de los abogados defensores, el Juez Sexto Penal de Juicio, doctor Ernesto Rodríguez programó los alegatos finales y posteriormente el fallo.

Este proceso lleva siete sesiones de forma consecutiva, tiempo en que el Ministerio Público pudo exponer su tesis, en la que asegura que los dos acusados accionaron el arma hechiza o artesanal, con la mataron al comunicador de Bluefields e hirieron al oficial de Policía Carlos Anselmo Rodríguez.

Estas tesis se fundamentan en investigaciones criminalísticas, recolección de abundantes pruebas testificales, audios y videos que sostienen y ubican a Brandon y a Glen en el lugar de los hechos, al momento que, en el sector de la Alcaldía de Bluefields y calles aledañas, grupos de personas atacaban el edificio municipal, otros intentaban tomarse la sede del INSS y realizaban disparos a los agentes policiales que resguardaban la zona.

Testigos de la defensa caen en profundas contradicciones

Durante la sesión judicial realizada este jueves, los abogados defensores Emy García y Maynor Curtis, terminaron con sus pruebas de descargos o testigos, que de manera coludida, incluso falseando la verdad intentaron en todo momento achacar que el disparo que mata a Gahona salió de una escopeta reglamentaria que portaba un agente antidisturbios que se ubicaba en ese momento en un columna que avanzaba hacia el sur y no hacia la zona norte donde el comunicador estaba realizando una transmisión en vivo.

La periodista Jesselith María Enríquez Sotelo, que fue propuesta como testigo, refiere que escuchó diversos disparos que se realizaron antes de la muerte de Gahona. Señaló que grupos de personas lanzaban piedras y morteros contra los agentes policiales.

García siempre quiso inducir a sus testigos a declarar que los policías dispararon hacia el sector donde estaba Gahona, pero estos nunca confirmaron la hipótesis y simplemente redundaban que una columna de cinco agentes que avanzaba hacia el sur del edificio de la alcaldía y uno de ellos portaban una escopeta en la espalda.

Gahona2

Otro testigo de nombre Cesar Emilio Gómez Cabrera, a pesar de ver múltiples videos donde avanza la citada columna de cinco agentes policiales, se atrevió a decir que vio un “fogonazo” salido de una escopeta. El fogonazo nunca se ve, a pesar que el video presentado está bien iluminado y tomando en cuenta que este testigo sostuvo que el “estruendo fue fuerte y luminoso”.

Cabe destacar que Jessileth en diversos momentos del interrogatorio contra la fiscal Inés Miranda, respondía con actitud hostil, por lo que en diversas ocasiones el juez Rodríguez tuvo que llamarle la atención.

A la pregunta que, si vio a un antimotín realizar un disparo, Jessileth respondió negativamente, contradiciendo de esta manera lo afirmado por el otro testigo que intento culpar al agente policial. 

Entre los testigos propuestos por la defensa, está un perito guatemalteco experto en tiros de nombre José Gregorio Villacorta, quien, en una larga exposición de más de 3 horas, incluyendo las preguntas y repreguntas de las partes, habló de las capacidades de las escopetas patentadas (industriales) y las armas hechizas, así como del radio de acción de los proyectiles lanzados por ambas armas.

Y aunque no presentó estudios conclusivos sobre sus aseveraciones, si pudo establecer con claridad que un proyectil de escopeta accionado por un arma artesanal, queda completamente deforme, tal es el caso de los encontrados en la escena del crimen. Habló de la rosa de dispersión de los proyectiles que alcanzaron a Gahona y al oficial Carlos Anselmo.

Otra contradicción de los testigos presentados por los defensores, de nombre Snel Downs Monge, amigo personal de Gahona, es que metió otro elemento diferente a la hipótesis planteada por García, es que los que dispararon al comunicador fue una mujer, después habló de un sujeto apodado El Nene y el hijo de Bam Bam. Este nuevo elemento establece las profundas contradicciones de los testigos presentados por los abogados defensores, que a pesar que trabajan conjuntamente el caso no se ponen de acuerdo en su estrategia.

Defensa fabrica “pruebas” de forma desleal

La fiscal Miranda determinó que la defensa ha mostrado un trabajo débil y forzado, ya que han pretendido inducir a los testigos a crear situaciones que no han ocurrido.

“Si ustedes se han fijado todas las pruebas presentada por la defensa se contradicen entre si y todos los días cambian su versión. Cuando ellos establecieron sus alegatos iniciales refirieron claramente que los acusados no estaban en el lugar y quien había privado de la vida a Gahona había sido un oficial que estaba en la valla policial y ahora resulta que con los testigos están introduciendo otro tipo de elemento refiriendo que ya no solo es una escopeta, sino que ahora que todos andan escopeta, ahora resulta también que no es el oficial que estaba primero en la valla, sino que ahora es el tercero”.

“Ha quedado en evidencia total la deslealtad de las defensas por fabricar pruebas porque no tienen más que argumento, ellos saben que este caso está totalmente esclarecido y que nosotros hemos conseguido con pruebas de verdad y no fabricadas. Hemos demostrado que los únicos responsable de la muerte de Gahona son los acusados Brandon y Glen y que los únicos disparos que se hizo ese día fue Brandon que disparó con el arma hechiza y privo de la vida a la víctima”, dijo Miranda.

Señaló que los defensores están desesperados y no les importa desprestigiarse por el mal trabajo que han realizado para deslindar de las responsabilidades penales a sus defendidos.

“Ya ellos quedaron en total evidencia de la manipulación y de su intento arbitrario y fallido para tratar de confundir y para tratar de introducir algo que jamás ocurrió, nunca ocurrió, jamás la policía disparó (hacia el norte donde se ubicaba Gahona, otros oficiales y los demás periodistas), jamás la policía pudo haber matado a Ángel Gahona y no lo digo yo, lo dicen todas las pruebas, incluyendo la misma defensa, hasta ellos están reafirmando con su prueba, que eso que están alegando jamás ocurrió, ni pasó”, concluyó Miranda.