Los ataques contra los vehículos se produjeron en varias ciudades del país, en lo que la Policía sueca cree que se trata de una acción coordinada y organizada en las redes sociales.

Los actos fueron perpetrados por jóvenes encapuchados vestidos de negro y con máscaras. Algunos vecinos pudieron grabar imágenes del momento en que incendiaban los carros.

La mayor parte de los incendios se produjeron en el área de Gotemburgo, mientras que también hubo casos en Estocolmo, Malmo y Uppsala.

La Policía sueca ha detenido a dos jóvenes, pero sigue investigando y buscando a más implicados.

Este tipo de actos ya se han registrado en años anteriores en Suecia.