Este 19 de julio la Embajada de Nicaragua en Washington, la Misión Permanente ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la Agregaduría Militar, el Representante de Nicaragua ante el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional, Representantes del Cuerpo Diplomático Acreditado en Estados Unidos y ante la OEA, se reunieron para celebrar el 39 Aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista. También se contó con la presencia del Secretario General Adjunto de la OEA, así como miembros de la solidaridad con Nicaragua y connacionales residentes en Estados Unidos.

El Embajador Francisco Campbell dio la cordial bienvenida a los embajadores y representantes de República Dominicana, Honduras, Venezuela, Rusia, Cuba, El Salvador, Bolivia, Belize, Angola, Mozambique, Camerún y la República de Mauricio. En su intervención el Embajador Campbell resaltó que “un día como hoy, 19 de julio de 1979, el pueblo de Nicaragua conducido por el Frente Sandinista de Liberación Nacional derrocó a una de las dictaduras más feroces y prolongadas de América Latina”.

Asimismo, resaltó que “la historia nos demuestra que Nicaragua es un pueblo con una capacidad extraordinaria para superar adversidades y grandes desafíos, incluso un intento de Golpe de Estado con secuelas de violencia delincuencial, terrorismo, crimen organizado y la insensata destrucción de propiedad pública y privada que se está derrotando”.

Seguidamente intervino el Representante de Nicaragua ante la OEA, el Embajador Luis Alvarado, quien manifestó que la Revolución Sandinista “ha enfrentado grandes batallas y una y otra vez a salido victoriosa”.

Destacó que Estados Unidos a través de la historia ha intervenido en nuestro país, lo que originó la gesta heroica del General de Hombres Libres Augusto César Sandino, cuya bandera es enarbolada hoy por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, con el apoyo del pueblo de Nicaragua, que ha dicho No a la violencia, no al terrorismo, si a la paz, si al trabajo y si a la vida.

Hoy la revolución sigue luchando por el bienestar, la seguridad y prosperidad de los nicaragüenses y continúa promoviendo la reconciliación a través del proceso de paz que se ha instaurado en el país. Aún quedan muchas batallas por librar en el camino, a más de un siglo de distancia el enemigo es el mismo”, puntualizó el Embajador Alvarado.

El evento concluyó con música testimonial rememorando la histórica gesta del triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de julio de 1979.

whashington

whashington