Por más de dos meses el histórico pueblo de Monimbó, y el departamento de Masaya fue tomado y secuestrado por terroristas, criminales que sembraron el horror en las familias que ahí habitan.

Casas maternas, centros educativos, el Museo Camilo Ortega, el Comandito, mercado de artesanías, la vivienda de la tradicionalista Martha Toribio, la Casa de Cultura, el plantel de la Alcaldía, oficinas del SILAIS, la Fiscalía General de la República, la Procuraduría General de la República; el juzgado contra la violencia y otras instituciones públicas fueron destruidas, saqueadas e incendiadas por el grupo de terroristas que mantuvieron sometida a la anarquía al glorioso pueblo de Masaya.

Esos criminales han cometido barbaridades en contra de la población, el más reciente y terrible caso es el del Sub oficial Gabriel Vado Ruíz, quien fue secuestrado, torturado, cruelmente, asesinado y cuyo cuerpo fue profanado el pasado 15 de Julio.

Asimismo el secuestro del Suboficial Rodrigo Barrios, desde el 12 de Julio en el sector conocido como La Curva, sobre la carretera Niquinomo / Masatepe y trasladado a Monimbó, donde fue víctima de torturas todos los días.

Los terroristas acorralaron a los oficiales de la Policía Nacional en la Estación Departamental de Masaya aproximadamente durante 45 días, que fue objeto de ataque armado con bombas, balas, morteros e insultos cada día, a cada instante. Producto de estos ataques falleció el compañero oficial José Abraham Martínez el 3 de Junio.

A principios de Junio los delincuentes interceptaron al director del SILAIS de Masaya, Dr. Silvio Navarro, cuando se dirigía a atender sus labores médicas en el barrio Pochotillo. Quemaron la camioneta del Ministerio de Salud y amenazaron su integridad física y la de su familia, en ese momento, también amenazaron con quemar su vivienda.

Por si fuera poco instalaron barricadas y tranques desde el mes de abril impidiendo a las familias el derecho a la libre circulación y el poder trabajar como cualquier ciudadano, amenazando, cobrando peaje y asaltando a todo aquel que se atreviera a pasar por alguna de esas barricadas; las cuales servían de foco de violencia y delincuencia.

Los terroristas que secuestraron al pueblo del pintoresco Monimbó utilizaban distintas armas de guerra, también quemaron y destruyeron parte del patrimonio histórico y cultural de Masaya así como centros educativos como el Instituto Central Dr. Carlos Vega Bolaños incendiado el 2 de Junio, mismo que anteriormente había sido saqueado.

 Obstaculizaron las principales vías de acceso al departamento y se tomaron el centro de INATEC en Monimbó, mismo que ocupaban los sicarios como puesto de mando, lugar donde cometieron todo tipo de crímenes, donde también estuvo secuestrado el compañero policía Gabriel Vado Ruiz, quien fue brutalmente torturado, asesinado y calcinado en la vía pública.

Es contra esos terroristas que han infundido miedo, horror y luto a quienes la gloriosa Policía Nacional se enfrenta para devolver la paz y la tranquilidad a las familias de Masaya.

El centro del Inatec “Camilo Ortega” que había sido tomado como puesto de mando ya fue liberado la mañana de este martes, día de la alegría.

Además de la inestabilidad social que infundieron entre las familias, las acciones terroristas generaron grandes pérdidas económicas y afectaron grandemente el desarrollo del comercio establecido y de los trabajadores por cuenta propia, que prácticamente fueron conducidos al fracaso y al endeudamiento por los terroristas golpistas.

Nicaragua quiere paz, el pueblo de Monimbó quiere paz!

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya 

masaya

masaya