La delegación representante de la hermana República Bolivariana de Venezuela, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidió este viernes, en sesión extraordinaria del organismo internacional, “que cese el financiamiento externo a la violencia en Nicaragua".

La representante de la delegación de Venezuela, Sara Lambertini, expresó que “sin el dinero de Estados Unidos, la violencia se acaba en Nicaragua”. Y por tanto “esta es una primera medida si queremos una verdadera solución a la crisis: el cese del financiamiento a la violencia de Nicaragua”.

La diplomática venezolana se preguntó ¿Qué pudo haber cambiado en 48 horas?, ¿Qué situación de carácter urgente surgió en este tiempo para convocar a una nueva sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA?”.

Ello nos lleva a pensar que solo se trata de otro intento para articular las presiones externas con la nueva ola de acciones que se prepara en Nicaragua. Basta con escuchar la audiencia del día de ayer, jueves 12 de julio, realizada en el senado de los Estados Unidos, para entender el verdadero plan”, explicó.

Propone primera medida para una verdadera solución

Lambertini expuso que ayer Estados Unidos, ante la OEA, actuó como si fuera un tribunal, ya había declarado culpable al Gobierno de Nicaragua; y luego, como si fuera un juez, dictaminó un primer castigo: las medidas coercitivas contra este país.

Como si fuera un emperador (EE.UU) declaró que tenía la solución al problema, cambiar el Gobierno en contra de la constitución. ¿Quién iba a cumplir las órdenes de este imperio?: la OEA en su papel de ejecutor”, manifestó.

La representante venezolana invitó a los países miembros de este Consejo Permanente a que lean el citado discurso del embajador norteamericano ante el Congreso de los Estados Unidos.

En esa misma audiencia, la representante de la USA declaró que Estados Unidos es el único donante a todo el aparato opositor del actual conflicto en Nicaragua. Aquí se acaban las dudas acerca del financiamiento externo a la desestabilización. Sin el dinero de Estados Unidos, la violencia se acaba en Nicaragua: aquí está una primera medida si queremos una verdadera solución; el cese del financiamiento a la violencia de Nicaragua!”, atinó.

No se promueve la paz en Nicaragua, si se viola su soberanía

De manera enérgica manifestó que no es aceptable que un país, conforme a sus leyes, combata con los órganos del orden público las fuerzas de la barbarie y la destrucción, y luego llegue ante la OEA a condenar a Nicaragua porque ejerce su legítimo derecho a mantener la paz.

Nuestro deber es defender a todos los nicaragüenses en sus esfuerzos por encontrar sus soluciones, de acuerdo a su historia y a sus instituciones. Si violamos su soberanía, no estamos promoviendo la paz”, dejó sentado la compañera Lambertini.

A su vez, reafirmó que el informe de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), sobre la situación de Nicaragua, está sesgado, parcializado y es poco profesional.

Un informe lleno de manipulaciones, cuyo objetivo es el de criminalizar las autoridades legítimas y constitucionales; imponer la narrativa de los grupos terroristas y promover un ambiente de caos, impunidad y parálisis de las fuerzas que tienen como obligación defender la paz”, sostuvo.

Bolivia: Convocatoria de la OEA vulnera el derecho internacional

El Embajador de Bolivia ante el Consejo Permanente de la OEA, Diego Pary Rodríguez, expresó que su país se solidariza con el pueblo nicaragüense que sufre las consecuencias y los actos de terror ocasionados por los grupos interesados en quebrar la institucionalidad del Estado nicaragüense.

Nuestra invocación para que a la brevedad posible se instale un diálogo constructivo con participación de todos los actores políticos nicaragüenses, sobre la base de su constitución y su legislación interna”, refirió el diplomático.

Denunció que la convocatoria a una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, sin la anuencia del Estado de Nicaragua, no contribuye a la pacificación y vulnera los principios de la carta de la OEA y del derecho internacional.

El gobierno de Nicaragua ha demostrado apertura, y ha otorgado la anuencia para que la CIDH, la Secretaría General, puedan estar presentes en el país. El gobierno ha estado en constante diálogo con todos los países dentro de la organización”, dijo.

Reiteró que la convocatoria a este Consejo Permanente de la OEA, sin anuencia de Nicaragua, de manera unilateral, falta a la buena fe y a la confianza, y no contribuye a los propósitos más importantes que es parar la violencia y pacificar el país.