La Comisión de la Verdad, Justicia y Paz dio a conocer un informe preliminar sobre los actos de violencia y terroristas, ocurridos en Nicaragua, desde el 18 de abril y el 4 de julio, en el que detalla entre otros datos, que de los 209 fallecidos, 108 están vinculados a los tranques.

El informe recoge también el fallecimiento de 25 personas a causa de lo que consideraron como fuego cruzado, 13 personas que murieron por causas independientes del conflicto y 8 falsos fallecimientos, que fueron divulgados por medios de comunicación y las redes sociales.

El comisionado Jaime López Lowery, recordó que los tranques precedieron a la instalación de la mesa de Diálogo Nacional.

Estos se mantuvieron a costa de los agentes económicos y la población en general, lo cual se derivó un aumento de personas fallecidas. Los tranques se constituyeron en escenarios de violaciones múltiples de los derechos humanos, puesto que en los mismos se cobraron peajes, se impedía la libre circulación y la gran mayoría estaban protegidas por personas que portaban diferentes tipos de armas de fuego, tanto de fabricación artesanal como industrial”.

De las muertes registradas, solo 9 corresponden a estudiantes universitarios. 57 de ellos eran personas que se dedicaban a trabajar por su cuenta, 49 fueron identificado como obreros y 28 desempleados.

13 Policías también se incluyen en la lista, 11 menores de edad no estudiando, 9 comerciantes, 6 estudiantes secundaria, campesinos, 4 taxistas, 4 amas de casa, 4 infantes, 2 maestras, 2 periodistas, 2 vigilantes 1 docente y 3 con oficio desconocido.

Tranques: Tortura, muerte y otros vejámenes

Estas acciones terroristas también dejaron como resultado la tortura, humillación, violación sexual, el impedimento a la libre circulación y la muerte de personas, además de las repercusiones económicas locales.

En cuanto a las personas lesionadas, recordó que de las 2,225 reportadas, solo se han corroborado 1,325.

Además contemplan126  hechos de destrucción, quema, saqueo, robo a infraestructura y vehículos del Estado y propiedad privada.

Entre ellas identifican 60 infraestructuras dañadas: 20 supermercados, 15 tiendas de electrodomésticos, 5 restaurantes, 4 medios de comunicación, 3 sucursales bancarias, 1 empresa de telefonía celular, 3 estaciones de comidas rápidas y 9 entre otros centros de comercio a nivel nacional.

Daños enormes a la economía

En ese orden, se reportan daños a la economía nacional, se ha registrado pérdidas por encima de los 430 millones de dólares y la desaparición de unos 215,000 empleos.

Del mismo modo, las investigaciones realizadas, arrojan que 105 de los fallecidos fueron en el departamento de Managua, 27 en Masaya, 12 en Estelí y el resto distribuidos en los diferentes departamentos del país.

El Comisionado Adolfo Jarquín Ortel, expresó que entre las conclusiones estiman que las demandas iniciales que se planteaban como una reivindicación social fueron reemplazadas por otras de carácter netamente político, cambiando, incluso, el carácter de marchas pacíficas a protestas territoriales, escalando a niveles inaceptables de intolerancia, incluso llamando a la desobediencia civil.

La Comisión expresó el apoyo a los esfuerzos de la mesa de verificación y seguimiento en los acuerdos del restablecimiento de la paz y seguridad.