Conductores centroamericanos de camiones cabezales, que estuvieron secuestrados por los tranquistas de la derecha vandálica, en Jinotepe, Carazo, narraron este domingo el drama que vivieron.

Roberto, de nacionalidad panameña, le dio gracias a Dios por salir del secuestro después de pasar 36 días retenido en el tranque de Jinotepe, dijo el conductor al ser consultado en la aduana de Peñas Blancas cuando iba rumbo a Costa Rica.

Él transporta latas de Guatemala a Costa Rica.

José Ángel Flores, otro de los conductores secuestrados por los golpistas, dijo en la misma terminal aduanera terrestre que fue retenido a partir del 4 de junio pasado.

Hemos vivido momentos de angustias, tristezas,  problemas para hacer las necesidades fisiológicas, así como el baño y las llamadas de la familia, los hijos, los nietos queriéndonos ver”, indicó.

Prácticamente nosotros vivimos 36 días de zozobras y hoy (domingo) nos han liberado porque estábamos secuestrados”, dijo el conductor mientras hacía el trámite migratorio para entrar a territorio costarricense.

Erick Cabrera, conductor de nacionalidad guatemalteca, que conduce un camión de carga regional,  es otro de los liberados por las autoridades policiales que limpiaron los obstáculos de Carazo. Dijo que él normalmente atraviesa el país en 24 horas, pero con el secuestro que les hizo la derecha golpista tardó varias semanas en el territorio nacional..

Bendito sea Dios que a mi no me pasó lo que tuvieron los compañeros conductores que les poncharon las llantas, les quebraron los vidrios” y cuando recordó a sus hijos y familias las lágrimas brotaron de sus ojos, muy emocionado.

Otra de las personas que permaneció por varios días en el tranque de Jinotepe expresó su sentir durante todo ese tiempo.

Me sentía agobiada, extorsionada, mal psicológicamente mal, emocionalmente mal, mal comida, mal bañada, uno no podía dormir bien pensando en que momento le caían balas

No les importaba nada de lo que nosotros pasáramos, muchos hombres se enfermaron, yo me enfermé, mi esposo se enfermó, incluso yo estaba embarazada y perdí a mi bebé en estos días por eso mismo de este tranque. Y le doy gracias a Dios de que ya nos pudieron ayudar a salir. No saben cuanto le pedía a Dios que ustedes vinieran a ayudarnos para que nosotros pudiéramos ser liberados porque estábamos prácticamente secuestrados”, finalizó.